Los metabuscadores se encuentran entre los canales de distribución más nuevos, complejos y en rápida evolución que la industria hotelera tiene actualmente a su disposición.

Después de reclamar su participación en el mix de distribución hace algunos años, los metabuscadores siguen evolucionando y madurando con la rapidez característica del desarrollo tecnológico y la inversión.

Un nuevo estudio realizado por las compañías Eyefortravel y Fornova analiza la evolución de los distintos metabuscadores en los últimos años y su posición en el mercado global de viajes.



Muchos actores del sector se han dado cuenta de su creciente papel en la planificación de viajes, con una gran cantidad de adquisiciones e intensas inversiones en las plataformas en los últimos años, lo que pone de relieve la importancia de los principales actores ver meta.

Prácticamente todas las grandes agencias de viajes online (OTA) han realizado inversiones en metabuscadores y sus plataformas tecnológicas desde 2016, lo que ilustra cómo se ha convertido en parte integral de sus planes de crecimiento.

Tras la adquisición en 2017 del metabuscador Momondo, incluyendo su marca Cheapflights, la antigua Priceline Group Inc –ahora Booking Holdings– compró HotelsCombined, por una suma no revelada, en julio de 2018.

Es probable que la marca con sede en Australia se incorpore a la cartera de Kayak, de forma similar a Momondo Group y Cheapflights. A su vez, los metabuscadores propiedad de Booking Holdings, que también incluyen SWOODOOO, Checkfelix y Mundi, tendrán un mayor alcance global, extendiéndose por toda Europa, Norteamérica y ahora Australia y Asia.

Por su parte, Kayak amplió en abril su herramienta TopPlace y añadió las puntuaciones de ubicación a su búsqueda de hoteles, también a los de Momondo y Mundi, el meta brasileño que adquirió en 2017. A esto siguió el lanzamiento en mayo de su herramienta Kayak Trip Huddle, que permite a los grupos planificar juntos un viaje en colaboración.

Después de mejorar su mejorar su experiencia de búsqueda de hoteles móviles con mejores capacidades de reserva, filtrado de precios y comparaciones automatizadas, Google es quien más recientemente ha revolucionado su metabuscador.

En julio, el motor de búsqueda anunció que a finales de este año, los anuncios de hoteles pasarán a formar parte de la plataforma Google Ads con un nuevo tipo de campaña.

El cambio permitirá gestionar las campañas hoteleras en una única plataforma, junto con las demás campañas de Google.

Al mismo tiempo, se ha puesto en marcha un nuevo Centro de Hoteles, cuyo objetivo es simplificar la gestión de los precios de los hoteles, y la empresa parece estar experimentando con colocar los anuncios de hoteles por encima de sus anuncios de pago.

TripAdvisor también amplió su oferta. En abril, agregó Sponsored Placements a su lista de productos publicitarios disponibles para los hoteles. Mientras tanto, trivago anunció una asociación con la plataforma de arranque Plug and Play de Silicon Valley.

Sin embargo, a pesar de sus constantes avances y adquisiciones, los motores de metabúsqueda, en realidad, siguen funcionando como Sistemas de Distribución Global (GDS) orientados al cliente.

Algunos incluyen la opción de un motor de reservas interno y otros -como un GDS tradicional- simplemente redirigen al comprador de viajes a los motores de reservas de los proveedores.

En el lado de los hoteles, mantener el control de la paridad de tarifas entre todos los socios de distribución es una tarea ardua para cualquier hotel y la realidad es que los contratos con terceros proveedores a menudo les dejan un margen de maniobra para superar a un hotel en el precio inicial ofrecido en metabuscadores.

Por ejemplo, los contratos pueden excluir la letra pequeña sobre cómo se presentan al consumidor los impuestos locales en un mercado determinado como un componente de la fijación de precios.

En resumen, no se puede negar que existe un cruce entre los metabuscadores y las OTAs. Todas los principales OTA tienen participaciones significativas en más de un metabuscador.

Al mismo sitio, son las propias OTAs tan aptas como los hoteles –quizás más, segçun el estudio de Eyefortravel y Fornova–, para utilizar los metabuscadores como vehículo de marketing para impulsar las reservas hoteleras.