Airbnb ha congelado una gran parte de sus anuncios de pisos en Japón a instancias de los reguladores locales, aunque ha prometido compensar a los viajeros que se hayan quedado sin reserva con tan poca antelación de cara a la temporada turística de verano.

La empresa ha advertido a sus anfitriones de que retirarían las licencias de aquellos pisos que no se hubieran registrado en las agencias locales, como así lo exigen las estrictas normas que rigen el home sharing en Japón a partir del 15 de junio.

Pero la agencia de turismo de Japón se adelantó a esta fecha y notificó el 1 de junio que se cancelarían las reservas realizadas en pisos no registrados, dos semanas antes de la fecha límite.

Este hecho ha cogido por sorpresa a Airbnb, que planea comenzar a notificar a miles de visitantes sobre las cancelaciones, según ha explicado Mike Orgill, jefe de políticas públicas de la compañía para Asia-Pacífico.

Airbnb ha establecido un fondo de 10 millones de dólares para cubrir los gastos adicionales de los huéspedes afectados, y planea ofrecer reembolsos completos y cupones por el valor de la reserva.

También ha desactivado todos los anuncios que no han completado el registro con el gobierno, dijo Orgill, declinando dar más detalles. El medio local Nikkei ha informado de que los anuncios en Airbnb en todo el país han disminuido en casi un 80 por ciento a sólo 13.800.

Información original en Bloomberg.