Tal y como publica la compañía Mabrian en su blog, el pasado mes de abril se llevó a cabo la segunda edición del Smart Island World Congress en Mallorca, donde un total de 100 islas de todo el mundo se dieron cita con el objetivo de buscar conjuntamente soluciones a los nuevos retos de turismo en el presente y futuro.

Entre los temas más destacados, se trató la necesidad de desarrollar modelos de desarrollo turístico sostenibles, así como el desarrollo económico y tecnológico, y el intercambio de conocimiento entre las islas.

Durante los últimos años se ha detectado una presión turística en incremento que se agudiza durante la temporada de verano en los principales destinos isleños del Mediterráneo, llegándose a triplicar la población, con sus consecuentes efectos: falta de recursos, saturación de servicios, generación de residuos, además de problemas de convivencia con los habitantes locales.

Con el objetivo de paliar estos efectos, y preservar el territorio, algunas islas ya están desarrollando medidas de control, como limitar el número de turistas al día en Capri, venta anticipada de tickets en Murano y Burano, o limitando la entrada de vehículos en Formentera e Ibiza, entre otros.

Tomando como ejemplo cinco islas del Mediterraneo durante todo 2017: Menorca, Mallorca, Mykonos, Santorini y Capri, podemos observar claramente como el volumen de menciones aumenta considerablemente durante la temporada de verano, siendo un claro indicador de que estos son los meses de más presión turística.

No obstante, el índice de Satisfacción Global (GTPi) calculado por Mabrian para estos destinos no parece verse afectado durante la temporada alta, mostrando incluso valores superiores a la media anual durante los meses de julio y agosto. Todos los destinos superan la valoración media de 80 puntos (sobre 100), siendo Capri la isla mejor valorada con 90,23 puntos en el índice GTPi.

Como es bien conocido, la principal motivación de viaje de los diferentes mercados de origen a las 5 islas, es el producto sol y playa. Mabrian Technologies permite escuchar y analizar, no solo los atractivos o productos más demandados por los visitantes, sino que también permite descubrir potencialidades a desarrollar que pueden convertirse en oportunidades para crear nuevos productos que ayuden a desestacionalizar el destino, repartiendo de manera más homogénea la presión turística.

Así podemos observar por ejemplo, como los productos Cultural y Natural, obtienen un gran volumen de menciones en casi todas las islas, también el Activo y Gastronómico. Esta información, seguida por un estudio más exhaustivo de los intereses y percepciones por cada uno de los mercados de origen y diferentes épocas del año, aporta una información muy valiosa a la hora de tomar decisiones y establecer una planteamiento estratégico a largo plazo basado en el aprovechamiento de los recursos y la sostenibilidad del destino.