Los hoteles que intentan aumentar las reservas directas a expensas de las agencias de viajes en línea (OTA) corren el riesgo de tener tasas de ocupación más bajas con ahorros “no medibles” en los costes, según un informe publicado esta semana.

Ese es al menos el argumento de la Asociación Europea de Servicios de Tecnología y Viajes (ETTSA), que ha patrocinado un nuevo informe en el que se sugiere que la razón principal por la que los hoteleros impulsan las ventas directas es nada menos que “reducir la transparencia para los consumidores”.

Según informa hoy Travel Weekly, el estudio de la consultora Infrata, resumido en un informe titulado Hotel Distribution Costs, sugiere que la distribución directa no es más barata para los hoteles que a venta intermediada.

Infrata describe una ligera diferencia del 0,03 por ciento en la “contribución de beneficios netos” entre canales directos e indirectos, basada en una tarifa promedio diaria de habitación en Europa, que es de 112 euros.

El estudio analiza no solo los costes principales, entre los que se encuentran las comisiones que los hoteles pagan a las agencias online, también los costes de adquisición de clientes, servicios al cliente y desarrollo tecnológico necesario.

Ian Lowden, autor del informe, asegura que “cuando el coste, los ingresos y la dinámica del comportamiento del consumidor se estudian con precisión, está claro que el impacto de mover reservas indirectas a directas es marginal y posiblemente negativo para el hotel”.

Estos son algunos de los principales argumentos del estudio, incluyendo un ejemplo de lo que sucedería si un hotel desplazara todas sus ventas indirectas al canal directo.

Captura-de-pantalla-2018-05-08-a-las-6.14.03.png

Captura-de-pantalla-2018-05-08-a-las-6.14.12.png

Captura-de-pantalla-2018-05-08-a-las-6.14.21.png

Captura-de-pantalla-2018-05-08-a-las-6.14.44.png