La tecnología biométrica está emergiendo como la mejor solución para aerolíneas y aeropuertos, de cara a automatizar las verificaciones de identidad en un contexto en el que el aumento del número de pasajeros es imparable.

Esta es la principal conclusión a la que ha llegado el último informe publicado por SITA, donde se describe cómo la capacidad de utilizar la biometría para verificar la identidad del pasajero impulsará procesos de autoservicio más rápidos y seguros en los aeropuertos, ya que el número de pasajeros se habrá duplicado a 7.800 millones en 2036.

Las aerolíneas y los aeropuertos ya están invirtiendo en diversas formas de tecnología biométrica y el informe de SITA explora programas de administración de identidad que están transformando la experiencia de viaje en la actualidad.

En el futuro, estos procesos serán cada vez más comunes en todo el mundo, ya que el 63 por ciento de los aeropuertos y el 43 por ciento de las aerolíneas planean invertir en soluciones de gestión de identidad biométricas en los próximos tres años.

Sean Farrell, director de Estrategia e Innovación de SITA, asegura que, “en todo el mundo, las aerolíneas deben verificar que los pasajeros sean quienes dicen ser y poseen los documentos de viaje correctos. Este es un elemento fundamental para asegurar el proceso de viaje que no puede ser eliminado. Dado que el número de pasajeros se duplicará para 2036, las aerolíneas y los aeropuertos deben poder trasladar a los pasajeros a través de estos controles de la manera más segura y rápida posible. La gestión eficiente de la identidad es esencial para mejorar la seguridad y, al mismo tiempo, mejorar la experiencia del pasajero. La biometría es la tecnología que puede ofrecer esto”.

La buena noticia para las aerolíneas, los aeropuertos y las diversas agencias gubernamentales involucradas en la gestión de la identidad de los pasajeros es que los propios usuarios están encantados de utilizar la biometría.

Esta tecnología se está volviendo cada vez más común en la vida de las personas. Por ejemplo, para 2020, más del 75 por ciento de los teléfonos móviles tendrán sensores de huellas digitales.

Farrell agrega: “los pasajeros están listos y quieren usar datos biométricos. La forma más fácil para que las líneas aéreas y los aeropuertos lo hagan posible es utilizar una tecnología que se integre fácilmente con su infraestructura existente: kioscos electrónicos, sistemas de equipajes, puertas automáticas de embarque, etc.. Pasar a la administración de identidades con un token único donde los pasajeros pueden simplemente usar biométrica en cada punto de control en su viaje acelerará el tránsito de los pasajeros de manera segura a través del aeropuerto”.

El informe de SITA describe cómo las aerolíneas y los aeropuertos deben tener un consenso global sobre cómo resolver de forma segura los problemas de identidad de los pasajeros como parte integral de la próxima generación de sistemas de autoservicio.

Todas las partes interesadas de la industria tienen un papel que desempeñar para aprovechar las tecnologías que pueden hacer que los procesos sean mejores, más rápidos y más seguros. La industria del transporte aéreo debe colaborar con todos los interesados y en todo el mundo con los gobiernos para garantizar la escalabilidad y la interoperabilidad a través de las fronteras.