Según ha informado la agencia Reuters, Trivago busca aumentar la participación de negocio que proviene de hoteles independientes y opciones alternativas de alojamiento en un momento en que sus dos clientes principales, Expedia y Priceline, han reducido lo que pagan por click en el metabuscador.

La compañía, que es propiedad principalmente de Expedia, generó el 72 por ciento de sus ingresos a partir de la propia Expedia y del propietario de Booking.com, Priceline Group Inc. en el cuarto trimestre del año pasado.

El resto de sus ingresos proviene de agencias de viajes online pequeñas y medianas, hoteles independientes, cadenas, y otros alojamientos alternativos, como campings o alquileres vacacionales.

Trivago está “ampliando su oferta de hoteles y alojamientos, lo que que incluye a todos los alojamientos alternativos”, explicó el presidente ejecutivo, Rolf Schrömgens, a Reuters en una entrevista, tras los resultados trimestrales del miércoles.

La compañía, que hizo su debut en bolsa en 2016, se enfrenta cada vez a una mayor competencia por parte de portales como Airbnb o HomeAway –también propiedad de Expedia– que ofrecen alternativas a los hoteles tradicionales, mientras que las cadenas hoteleras también están peleando por el negocio online invirtiendo en sus propios canales y ofreciendo incentivos para la reserva directa.

Para Trivago, la expansión de su base de anunciantes y alojamientos también se traduciría potencialmente en un número mayor de usuarios redirigidos directamente al sitio web de los hoteles, en lugar del anuncio publicado en sus resultados de búsqueda por una agencia online.