Ctrip, el mayor proveedor de servicios de viajes en China, ha compartido nuevos datos referidos al turismo emisor junto a la Academia China de Turismo, dando forma a un nuevo informe que analiza el imparable crecimiento del mercado chino como principal emisor de turistas en todo el mundo.

De acuerdo con las estadísticas de viajes de 2017 y los datos de los 330 millones de usuarios registrados en Ctrip, el turismo se ha convertido en una demanda clara y creciente para los consumidores chinos.

A pesar de la reducción de la tasa de crecimiento en comparación con los dos años anteriores, los turistas chinos han realizado cada vez más viajes y ahora están más centrados en su bienestar y sensación de felicidad, asegura el estudio.

El propósito del turismo emisor ha evolucionado también, desde las clásicas visitas turísticas hasta un nuevo objetivo: disfrutar de servicios de cada vez más alta calidad.

Los turistas chinos se centran en destinos con entornos más grandes, con mejor clima, mejor calidad del aire… El turismo exterior se ha convertido en una métrica de felicidad para los ciudadanos chinos, particularmente para las generaciones más jóvenes y para los habitantes de las grandes ciudades del país.

China se ha convertido así en la mayor fuente de turistas en el mundo. Con el aumento de la renta per cápita y las menores restricciones de visado, mejores tasas de cambio y más conexiones de vuelos, el potencial del mercado emisor chino es imparable.

El número de viajes de salida ha llegado a 129 millones en 2017, un 5,7 por ciento más que los 122 millones de 2016. Internet desempeña en este dato un papel importante en la promoción del turismo emisor de China.

Como es evidente, los sitios web de turismo y las aplicaciones móviles se han convertido en un canal importante para consultas y reservas en el país.

De esta forma, China se ha convertido en la mayor fuente de turistas para países como Tailandia y Japón.

Sin embargo, todavía menos del 10 por ciento de la población de China viaja al extranjero y solo el 10 por ciento posee un pasaporte. Esto refleja un gran potencial en el futuro para China como mercado emisor, y una tremenda oportunidad para los destinos mejor preparados para este tipo de turista.