Del mismo modo que los bancos tradicionales, amenazados por la nueva tecnología de bloques, han sido los primeros interesados en invertir y tomar control de la nueva herramienta de verificación de transacciones, parece difícil que la aparición de una nueva tecnología acabe con el reinado de las OTAs en la distribución online turística. Más aún cuando las grandes agencias online son las únicas con el músculo financiero para invertir de un modo masivo en estas tecnologías.

En un reciente artículo Douglas Quinby, uno de los principales analistas de la consultora americana Phocuswright, aseguraba que, en realidad, lo único que podría desplazar a las OTAs sería “un nuevo modelo de negocio o plataforma que pueda ofrecer demanda a aerolíneas y hoteles a un coste significativamente menor de adquisición de clientes. Esta podría ser una nueva plataforma hotelera en Airbnb que replique la comisión del 3 por ciento que mantiene para sus anfitriones, o podría ser una startup como Hopper, que ha descubierto cómo llegar a las próximas generaciones a través del móvil sin tener que gastar grandes cantidades en Google. Podría ser el mismo Google. Y sí, podría ser alguna aplicación nueva construida sobre blockchain”.

Pero será una innovación que resuelva primero los problemas del viajero. Para Quinby, todas las startups de viajes, ya sea basadas o no en blockchain, deben comprender el verdadero problema del cliente antes de pronosticar el fin de las OTAs. Cualquier startup basada en blockchain tendrá que adquirir y convertir clientes. En viajes online, eso no es fácil ni económico.

Blockchain en la distribución hotelera

Según un análisis de la compañía Koddi sobre las posibles aplicaciones de blockchain en el mundo hotelero, digamos que el hotel sería la autoridad fiable que genera los certificados de seguridad con los que sus “emisores de confianza” –las OTAs, por ejemplo– gestionarían sus datos. Esto significa que siempre podremos garantizar que una solicitud proviene de un emisor dado porque los datos enviados desde ellos están firmados con un certificado único al que solo ellos tienen acceso. A menos que el certificado se comparta o se incluya, estos datos seguirán siendo ilegibles para otros participantes.

Después de que el proveedor hotelero haya generado sus certificados y los haya entregado a las OTAs apropiadas, el proveedor ahora necesitará generar activos. Lógicamente, los activos son los mismos que un “bitcoin” o unidad de valor dentro de la cadena de bloques. Una vez que se generan los activos, el proveedor del hotel puede realizar una serie de transacciones para distribuir su inventario de hotel a las otras OTA. En este punto, tenemos un rastro criptográfico que rastrea de dónde se originó el inventario del hotel dado y quién lo está vendiendo.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad

Simple-HyperLedger-Blockchain-Diagram