Google parece haber dado un nuevo paso en su búsqueda de dominar la industria de los viajes, y este movimiento consiste en dejar de compartir información con sus competidores.

La compañía anunció que cerrará su servicio QPX Express, que permite a pequeñas compañías de viajes tener acceso a información de billetes aéreos, con el fin de “enfocarse en nuestras otras soluciones empresariales para socios y usuarios”.

Según Hacker News, la empresa envió un correo electrónico a los usuarios sugiriendo que “encuentren una solución alternativa antes del 10 de abril de 2018”. En un comunicado, Google dijo que cerraría el servicio debido a su “bajo interés” y mantendrá intacta la versión más completa de la herramienta de software para empresas más grandes.

Google compró su herramienta de control de tarifas aéreas en 2011 después hacerse con ITA Software por cerca de 700 millones de euros, en un acuerdo que llamó la atención de las autoridades especializadas en competencia.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad

Un juez federal requirió que Google mantuviera un programa de búsqueda de vuelo y fijación de precios de ITA, llamado QPX, accesible a terceros durante al menos cinco años. Como señala el medio TechCrunch, los clientes de QPX incluyen una gran cantidad de sitios de viajes como Bing Travel, Cape Air, CheapTickets, Kayak.com, Orbitz, Alitalia, American Airlines, ANA, United Airlines, US Airways y Virgin Atlantic.

Google usó la herramienta ITA para crear Google Flights, que agrega los precios de las aerolíneas directamente dentro de su poderoso motor de búsqueda. El producto compite con compañías como Kayak.com de Priceline y Skyscanner del gigante chino de viajes Ctrip. Una portavoz de Priceline aseguró que el cambio no afectará a los sitios web de la compañía que ofrecen vuelos.

Desde la compra de ITA, Google ha mejorado lentamente sus productos de búsqueda de viajes y ha comenzado a permitir que algunos usuarios reserven vuelos sin tener que visitar directamente los sitios de Expedia o Priceline, los dos actores dominantes en la industria. Aún así, esas dos compañías se encuentran entre los clientes más importantes de Google, gastando miles de millones en anuncios online cada año.

Ahora, sin embargo, los cinco años estipulados por el juez han pasado, y Google está cerrando al menos una parte del servicio.

Noticia original en FastCompany y Bloomberg.