Los conceptos turismo y compras son dos actividades que cada vez van más unidas y que han propiciado acuñar el término turismo de compras, una práctica que cada vez provoca una mayor motivación para viajar. Al tratarse de una estimulación cada vez más importante, los destinos la potencian para convertirlo en un producto turístico más, dentro de la oferta de un municipio o ciudad.

Atraer el turismo de lujo o premium es uno de los objetivos prioritarios de los planes estratégicos de la mayoría de capitales mundiales. En la actualidad, entendemos el lujo como el equivalente del disfrute de actividad exclusivas, es decir, experiencias únicas, poniendo más énfasis en el valor de las mismas, que en su precio final.

El consumidor de este tipo de actividades deluxe busca destinos emocionales que les garanticen un espacio vital único para poder disfrutarlas. Por este motivo, las diferentes destinaciones de lujo a nivel mundial apuestan por una oferta de estructuras y servicios adecuados a estas necesidades.

Barcelona, meca del turismo de lujo

Según el último informe de la Asociación Española del Lujo, Barcelona es una referencia a nivel mundial en el comercio de lujo o premium, situándose por encima de grandes ciudades como Madrid, Marbella, Ibiza o Mallorca. La Ciudad Condal posee una de las arterias más importantes de España y una de las más transitadas de Europa, El Paseo de Gracia, que cuenta con 96.000 metros cuadrados dedicados a usos comerciales.

La clave de este éxito tiene que ver en gran medida en la singularidad del patrimonio arquitectónico de la ciudad que se ha puesto al servicio de su actividad comercial. De esta forma, edificios como la Pedrera y la Casa Batlló cohabitan con establecimientos como Bagués, Cartier, Loewe, Rabat y Santa Eulalia, entre otros.

Estos datos no pasan inadvertidos por las administraciones locales que desarrollan líneas de promoción específicas para fomentar este sector y ofrece experiencias únicas para un público internacional interesado en la capital catalana y en la oferta singular de su entorno.

Los eventos, dinamizadores del turismo de lujo

Para atraer un turismo premium son necesarias estructuras, servicios y oferta específica. Esta última puede ser de carácter permanente como establecimientos comerciales, hoteles o restaurantes, pero también de tipo efímera, en formato de evento.

Eventos deportivos como el gran premio de ‘MotoGP’ o de ‘F1’ uno son una clara apuesta para la promoción de un determinado concepto de turismo. De una forma más especializada, existen otros eventos singulares orientados a un público más exclusivo como el evento deportivo ‘Espíritu de Montjuic’ y otras acciones programadas por los propios establecimientos del sector.

El interés de las administraciones y del sector en programar eventos que capten el interés del turismo premium está justificado por las características especiales de esta actividad. El beneficio más conocido por la sociedad es el mayor gasto per cápita de cada visitante, aunque existen otras ventajas muy interesantes que permiten desarrollar planes estratégicos muy específicos, como son por un lado, la segmentación y posibilidad de llegar a públicos muy bien identificados, ya sean por su origen a nivel mundial o por pertenecer a sectores complementarios como los turistas de crucero. Asimismo, la implicación de diferentes servicios del sector: restaurantes, hoteles, oferta cultural y de ocio.

Actualmente la programación que hacemos de nuestra actividad turística cada vez responde más a unos inputs y a unos atractivos puntuales de menor duración pero más frecuentes durante el año. En este sentido, hoy es más habitual un desplazamiento para asistir a un evento temático o exclusivo que pueda ser de nuestro interés. De hecho, los viajes y rutas de shopping a las principales capitales europeas cada vez son más habituales por este tipo de público.

De esta forma, la programación permanente de actividades y eventos premium es determinante para captar al turista de alta gama que a su vez, se podrá fidelizar para otro tipo de visitas y estancias.

La especialización en sectores como joyería y relojería

Las marcas y establecimientos comerciales de joyería y relojería son auténticos especialistas en la organización de eventos de lujo. Es por ello que las agencias organizadoras gestionan importantes presupuestos para desarrollar acciones cada vez más creativas e impactantes.

Más allá del formato de cada uno de estos eventos, en Barcelona existe actualmente una oferta conjunta del sector para un público muy especializado. Así, la semana de joya de Barcelona, que se celebrará del próximo 6 al 8 de octubre, incluye el salón JOYA especializado en piezas artísticas y cuenta con la implicación de galerías de arte de la ciudad.

En este contexto, la próxima primavera la ciudad Condal va a acoger el evento Barcelona Watch Experience, la feria de relojes de referencia del sur de Europa que celebró con éxito su I edición el pasado abril para la promoción de Barcelona como destinación de alta relojería, y que en su próxima edición 2018 incluye una jornada congresual y show rooms de novedades.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad