Ostelea, School of Tourism & Hospitality ha presentado el informe “Overtourism y Turismofobia: Tendencias globales y contextos locales”, elaborado por Claudio Milano, profesor de investigación del Grupo de Investigación Interdisciplinar GRIT-Ostelea. El informe aborda algunas cuestiones sobre el fenómeno a partir del análisis de casos concretos: Barcelona, Berlín y Venecia.

Los términos overtourism y turismofobia surgen y están directamente relacionados con la creciente evolución de las prácticas poco sostenibles del turismo masivo. Estas manifestaciones de malestar dependen de prácticas específicas entre las que se pueden destacar principalmente cinco:

  • La privatización del espacio público
  • La congestión del espacio público en las ciudades
  • El creciente aumento del turismo de crucero y con ello, la temporalidad del excursionista y la congestión que conlleva en determinadas temporadas.
  • El aumento de los precios de la vivienda (alquiler y metro cuadrado)
  • La pérdida del poder adquisitivo por parte de los residentes en los destinos.

A nivel nacional analizaremos el caso de Barcelona. El análisis de la ciudad de Barcelona, que desde hace más de una década ha empezado a sufrir lo que llamamos presión turística u overtourism, ofrece un espacio de debate ideal para observar un fenómeno que cada día afecta más aspectos de su cotidianeidad.

Sin duda, la situación actual de malestar en torno a la actividad turística en Barcelona se debe al creciente número de visitantes en la ciudad y en Cataluña. Según el Anuario Estadístico de Cataluña (IDESCAT) la región ha llegado a recibir más de 17 millones de pernoctaciones turísticas en el 2016.

Así como Cataluña, la ciudad de Barcelona registra un crecimiento constante en la llegada y pernoctaciones turísticas desde la década del 2000. Los datos del grá co 10 muestran el número de turistas en los alojamientos de la ciudad destacando que en el año 2016 se ha registrado y se ha sobrepasado el límite de 9 millones de turistas.
Con respecto a los datos de turistas en la ciudad de Barcelona, éstos solo toman en cuenta las pernoctaciones de los visitantes. A pesar de las estimaciones que calculan más de 30 millones de visitantes que no pernoctan entre excursionistas, cruceristas, entre otros.

Captura-de-pantalla-2017-09-18-a-las-13.30.10.png

Los datos ofrecidos por el Ayuntamiento de Barcelona, Barcelona Turisme y de la Diputación de Barcelona no cuentan con las 13,555 viviendas de uso turístico (VUT) en la ciudad de Barcelona16. De las 13,555 VUT inventariadas por el APARTUR, el Ayuntamiento de Barcelona computa 9,606 viviendas de uso turístico legales registradas en el Departamento de Estadística.

Por otro lado, Inside Airbnb calcula 17,369 VUT en Barcelona. Es decir, los datos de las VUT y de un posible baremo de las pernoctaciones no permiten tener una visión global de la llegada y presencia de los turistas en la ciudad de Barcelona. Por último, las estadísticas de turismo del 2016 “Barcelona: ciudad y entorno” de Barcelona Turisme registran 211,553 pernoctaciones en viviendas de uso turísticos.

Si consideramos por ejemplo los datos de Inside Airbnb (17,369 VUT) y los triangulamos con los datos de Barcelona Turisme tendríamos un promedio de 12,1 pernoctaciones por año por cada VUT.

Captura-de-pantalla-2017-09-18-a-las-13.30.24.png

Junto a la evolución y al aumento de turistas en Barcelona, se registran también el constante aumento de hoteles. En las últimas tres décadas éstas han aumentado vertiginosamente pasando de 118 en el año 1990 a 408 en el año 2016.

En el mes de junio de 2017 fueron publicados los resultados del Barómetro Semestral de Barcelona. Por primera vez desde 2011 el turismo ha sido identi cado como el problema más grave en la ciudad por los propios residentes. La pregunta hecha ha sido la siguiente: ¿Cuál problema consideréis más grave en la ciudad de Barcelona en estos tiempos? En el grá co 15 se observa cómo ha ido aumentando de manera negativa la percepción de los ciudadanos hacia el turismo.

Esta percepción en torno a la presión turística en la ciudad condal queda como un nuevo desafío para las autoridades públicas locales.

En el Barómetro Semestral de Barcelona se preguntaba también cuál es personalmente el problema que más afecta a los barceloneses. Para esta pregunta el turismo registra un 4.6%. En comparación, las condiciones de trabajo, los problemas económicos, los equipamientos y los servicios –entre otros– no son percibidos como el primer problema. Y a pesar de lo anterior, la percepción del turismo como problema que afecta directamente los barceloneses sí que ha crecido.

Captura-de-pantalla-2017-09-18-a-las-13.30.32.png

Suscríbete a nuestro Newsletter

Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad