Cada pocos años, alguien declara que SEO está muerto o muriendo. El último informe elaborado por Expedia trata de demostrar que el posicionamiento orgánico está lejos de ser una práctica del pasado.

Los motores de búsqueda –alias, Google– actualizan constantemente sus prácticas y algoritmos, e incluso los sitios web mejor optimizados necesitan atención para mantener y refrendar su clasificación en el futuro. Desde la reparación de enlaces rotos hasta el desarrollo de campañas de creación de enlaces basadas en contenido, siempre hay algo que puede hacer para mejorar la visibilidad en Google.

Según un estudio realizado por Google e Ipsos MediaCT, el 65 por ciento de los viajeros de ocio y el 69 por ciento de los viajeros de negocios comienzan a investigar online antes de decidir dónde y cómo quieren viajar. La búsqueda es parte del viaje de los clientes desde el principio, incluido este proceso de inspiración.

Captura-de-pantalla-2017-09-14-a-las-13.12.03.png

Curiosamente, hay un nuevo competidor con el que lidiar en la búsqueda informativa: el propio Google. La mayoría de las páginas informativas de resultados de los motores de búsqueda (SERP)
ahora están acompañados por una Knowledge Graph a la derecha y, para las búsquedas de viaje, una propia tarjeta de destinos en la parte superior.

Si esto está diseñado para responder preguntas más rápidamente o para que Google entre de lleno en el sector de los viajes está abierto al debate, pero en la práctica, significa que los expertos en SEO y los creadores de contenido necesitan desarrollar páginas aún mejores para lograr la visibilidad necesaria.

Si un usuario ya está buscando específicamente una marca concreta, puede parecer que no hay mucho más que hacer, pero hay muchas formas de optimizar estas búsquedas, lo que le permite presentar listados más profundos en los SERP y posicionar para una gama más amplia de consultas relacionadas con la marca.

Captura-de-pantalla-2017-09-14-a-las-13.12.28.png

En cuanto a las redes sociales, algunas empresas verán el contenido de su publicaciones en rede sociales, especialmente Twitter, incluido en las búsquedas relacionadas con marcas.

Una cuenta activa, claramente marcada y verificada puede ayudar a lograr esto. Mientras una empresa turística se plantea su actividad social, debe asegurarse de tener cuentas y perfiles bien alimentados en las principales redes sociales. Este contenido se suma a su Knowledge Card y minimiza el riesgo de que una cuenta falsa sea accidentalmente presentada.

Asimismo, los usuarios que se encuentran más abajo en el embudo de conversión utilizarán palabras diferentes en su búsqueda, tales como “reservar” o “comprar”. Pero hay otros términos que indican que un cliente está buscando activamente, y utiliza comparativos y superlativos como “mejor”, “presupuesto” y “barato” . Estas son todas palabras clave comunes y altamente transaccionales en los viajes.

Captura-de-pantalla-2017-09-14-a-las-13.12.59.png

Consulta el informe completo.