En el mercado de trabajo actual no es fácil destacar, especialmente para los jóvenes graduados que buscan primeras experiencias profesionales. En España, todo se vuelve aún más difícil ya que, el desempleo juvenil se sitúa en el 39%, mientras que en otros países como Alemania (6,7%), Austria (8,4%) y Holanda (8,9%) estas cifras son menores.

De hecho, en esta situación de precariedad, son tantos jóvenes que decide de hacer las maletas y partir, por períodos más o menos largos, así poder tener experiencias nuevas, conocer nuevas perspectivas inéditas y aprender una lengua extranjera.

Un viaje o experiencia en el extranjero, que puede ser estudio, pasantía o voluntariado, es sin duda un valor añadido para ser incluido en el cv que reciben los reclutadores ya que podrán valorarlo muy positivamente.

La startup Hundredrooms se centró en el tema y por ello entrevistó a los expertos Lilian Goberna y Jorge Serrano, respectivamente de Go Consulting, consultoría de reclutamiento.

“Viajar es como hacer una maestría en habilidades personales”, dice Lilian Goberna, “especialmente si viajas solo. es una oportunidad para salir de la zona de confort, conocerse y apreciarse a uno mismo. Es el primer gran ejercicio de independencia, en el que se desarrollan habilidades que luego se podrán utilizar en el campo profesional “.

En cuanto a los aspectos que se refuerzan a través de los viajes, Goberna sostiene que “un joven que experimenta una experiencia en el extranjero trabaja mucho en su dimensión intrapersonal (la gestión de las emociones frente a nuevas situaciones, la confianza en sí mismo, resistencia a la adversidad, etc.). Pero incluso, la dimensión interpersonal ya no será la misma, ya que está acostumbrada a enfrentar nuevas perspectivas, se hace más fácil establecer relaciones, expresar ideas, negociar y trabajar en equipo. Por último, concluye Goberna, fortalece las competencias que son importantes en un contexto más profesional, como la capacidad analítica, el espíritu de iniciativa, la planificación y la capacidad de tomar decisiones “.

Los viajes de larga distancia son importantes, ya que, como explica Jorge Serrano, “sirven para desarrollar nuevas habilidades, requieren tiempo y predisposición, por lo que los viajes largos son más interesantes, lo que implica una comprensión más profunda del lugar al que vamos”.
Los viajes, llevan a los jóvenes a conocer nuevas realidades, pero también y sobre todo a conocerse a sí mismos. Hundredrooms ha hecho una lista de siete razones por las que viajar sólo puede ser un activo valioso e información valiosa para incluir en su plan de estudios.

Entender el camino a seguir
Inmediatamente después de la graduación, muchos jóvenes están desorientados y no saben muy bien dónde y cómo moverse. Una experiencia de viaje les ayuda a averiguar qué camino seguir y permite a los jóvenes descubrir las cualidades y fortalezas que en muchos casos ni siquiera saben que tienen.

Descubra nuevas perspectivas
Ver el mundo desde diferentes perspectivas les ayuda a encontrar la solución más rápida a un problema.

Viajar nos hace más fuertes
Hacer un viaje sin tener mucho dinero enseña a los jóvenes a gestionar mejor su presupuesto y superar las desventajas.

Dar valor a las cosas más importantes
Viajar a menudo significa dejar atrás muchas cosas en la vida. Y es en este momento que se comprenden las cosas que son realmente importantes. Una conciencia que hace a los jóvenes más maduros y capaces de tomar decisiones.

Más confianza en sí mismo
Puede que no sea muy importante decir que usted ha visitado veinte países en una entrevista de trabajo. Pero después de haber vivido por mucho tiempo o más, usted adquiere esa confianza en sí mismo que sin duda será percibido por los reclutadores también.

Adquirir habilidades y habilidades para trabajar en equipo
Cuando se viaja, especialmente en el grupo, los jóvenes adquieren habilidades que serán útiles para un trabajo en equipo. Elegir un itinerario, con lugares para visitar y escenarios para detenerse, hablar sobre un idioma extranjero, tratar con los compañeros de viaje, son actividades que permiten a los jóvenes fortalecer sus habilidades relacionales.

Aprender a organizarse
Un viaje requiere buenas habilidades de organización. Reservar vuelo, alojamiento, turismo, en un tiempo limitado, es uno de los mejores ejercicios para aprender a organizarse.

Cómo poner una experiencia de viaje en el currículum profesional

Si está bien posicionada dentro del CV, una experiencia de viaje puede afectar el resultado de un proceso de selección. Se recomienda al citarla, insistir en las actividades que se han llevado a cabo, ya se trate de voluntariado, estudio o trabajo. Además, si una persona piensa que esta experiencia puede ser decisiva para conseguir el trabajo, también puede destacarse al inicio de su CV para obtener una mayor visibilidad.

¿Por qué es importante? Debido a que una experiencia en el extranjero aumenta la calidad y las habilidades de una persona, es muy importante explicar las actividades que se han realizado, las metas y los resultados logrados.

La cooperación con un proyecto o incluso la experiencia en pequeños empleos remunerados implica una verdadera implementación de las habilidades adquiridas.
De hecho, muchos expertos creen que es esencial incluir dentro del currículum las habilidades y habilidades adquiridas a través de una experiencia de viaje. Éstas son algunas:

  • Conocimiento de una o más lenguas extranjeras
  • Solución de problemas
  • Orientación hacia los objetivos
  • Personalidad, mente abierta
  • Capacidad para adaptarse a diferentes situaciones y cambios de empresa
  • Capacidad para analizar y programar tareas
  • Capacidad de tomar decisiones

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad