Este año marca el décimo aniversario del lanzamiento del primer iPhone –la nueva versión será presentada el 12 de septiembre–, y el número de propietarios de teléfonos inteligentes sigue en aumento en Europa. La casi ubicuidad de los móviles ha llevado a grandes expectativas sobre la reserva móvil en los viajes.

Sin embargo, es evidente que no todo el mundo ha adoptado este cambio y todavía el móvil no es el dispositivo preferido de reserva.

El último informe de la consultora Phocuswright aborda el modo en que los europeos relacionamos móviles y viajes, y explica en qué puntos confiamos más en nuestro smartphone durante todo el cielo de búsqueda y compra.

Las cinco facetas relacionadas con los viajes que más repercusión tienen en los móviles tienen que ver con actividades relacionadas con la investigación: exploración de destinos para visitar, precios de vuelos y hoteles para un viaje y consulta de restaurantes y actividades específicas una vez el destino.

Finalizada la investigación, la mayoría de los viajeros cambian al ordenador de escritorio para finalizar sus planes y realizar la compra. Según el estudio, existen cinco veces más probabilidades de que un viajero finalice la reserva en su ordenador de escritorio que en su móvil.

El tamaño de las pantallas y las limitaciones de los teclados de los móviles son algunos de los motivos. Además, por una cuestión de costumbres, para los viajeros menos habituales existe una cuestión de confianza en el ordenador de sobremesa cuando se trata de planificar y reservar un gran viaje anual.

Phocuswright-TravelRelatedSmartphoneActivitiesByEuropeanTravelers.png

Suscríbete a nuestro Newsletter