El consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, Javier Carnero, ha informado al Consejo de Gobierno sobre la línea de ayudas ‘Redes Inteligentes’ de apoyo a la eficiencia energética en los municipios andaluces, que contará con 27 millones de euros y cuyo plazo de solicitud se abrirá a partir del próximo 25 de septiembre.

Las bases de la convocatoria, publicadas el 3 de agosto en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, incluyen financiación a iniciativas como la implantación de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos o la mejora de la calidad del suministro.

La Agencia Andaluza de la Energía, entidad adscrita a la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, será la encargada de gestionar estos incentivos dirigidos a impulsar la transformación de las ciudades andaluzas hacia un modelo de ciudad inteligente desde el punto de vista energético. A las ayudas pueden acceder ciudadanos particulares, autónomos, empresas, administraciones públicas y otras entidades.

La convocatoria incluye 16 medidas para el desarrollo de las denominadas ‘Smart Grids’ o redes inteligentes de energía, la descarbonización del transporte o el desarrollo de servicios energéticos para este sector. Dará cobertura a unas 3.000 iniciativas, posibilitará la instalación de 400 puntos de recarga de vehículos, facilitará unas 2.800 nuevas contrataciones y permitirá la puesta en funcionamiento de 2.000 vehículos eficientes, además de generar unas inversiones totales de 80 millones de euros.

Esta línea, cuyas coberturas oscilan entre el 20% y el 80% para inversiones mínimas de 3.000 euros, desarrolla objetivos recogidos en la Estrategia Energética de Andalucía a 2020, la Estrategia Industrial de Andalucía 2020 y el plan de impulso al desarrollo inteligente del territorio AndalucíaSmart.

En materia de ‘Smart Grids’, las ayudas respaldarán medidas como la realización de estudios sobre demanda energética, implantación de herramientas TIC para la gestión de la misma o proyectos de incorporación de equipos e instalaciones de redes inteligentes.

La mejora de la calidad del suministro eléctrico se incentivará a través del apoyo a inversiones en las zonas que presentan peores índices de calidad, especialmente las rurales, con prioridad para generación con fuentes renovables. De esta forma se facilitará una infraestructura básica para las actividades productivas y urbanísticas.

Finalmente, las ayudas a la descarbonización del transporte se centrarán en la infraestructura de recarga de vehículos alternativos (a gas, eléctrico o hidrógeno) para ciudadanos, empresas y ayuntamientos, y en la adquisición o transformación de vehículos energéticamente eficientes (a gas o GLP, híbridos, híbridos enchufables, eléctricos, de pila de combustible o que usen biocombustibles) para flotas públicas de servicios de seguridad, sociales, educativos, de salud, de limpieza y de transporte de pasajeros, entre otros. Las inversiones mínimas requeridas bajan de 3.000 a 500 euros en el caso de las relativas a instalaciones para uso de fuentes y vectores energéticos alternativos a los tradicionales.

Construcción y pymes

La línea de apoyo de Redes Inteligentes es la tercera de las que componen el Programa para el Desarrollo Energético Sostenible de Andalucía 2017-2020. La primera, ‘Construcción Sostenible’ se abrió el pasado 15 de mayo y la segunda, ‘Pyme Sostenible’, el pasado 30 de junio. Estos tres bloques de ayudas suponen una aportación pública inicial de 227 millones de euros, cofinanciada en un 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, que se sumará a los 400 ya invertidos desde 2009. Su despliegue conllevará la creación de unos 23.500 empleos hasta 2020.

El Programa de Incentivos al Desarrollo Energético Sostenible es una de las piezas fundamentales de la Estrategia Energética de Andalucía, aprobada por la Junta en 2015 con el mismo horizonte temporal del año 2020. Entre otros objetivos, este documento plantea aportar con fuentes renovables el 25% del consumo final bruto (actualmente alrededor del 20%); reducir en un 25% el consumo tendencial de energía primaria; descarbonizar el consumo en un 30% respecto a 2007; autoconsumir el 5% de la energía eléctrica generada con fuentes renovables (actualmente 0,4%), y mejorar en un 15% la calidad del suministro.

El desarrollo de las medidas para alcanzar estos objetivos permitirá consolidar el tejido empresarial e industrial vinculado al sector energético, en su mayor parte pequeñas y medianas empresas. Andalucía contabiliza actualmente más de 6.500 empresas vinculadas a la energía, de las que casi 1.500 desarrollan su actividad en el ámbito de las renovables. El empleo asociado supera los 110.000 puestos, el 41% directos.