La gestión del éxito y sus efectos colaterales, la seguridad y la sostenibilidad son los retos actuales y futuros del turismo en Barcelona, según los expertos que participaron en la Jornada Anual de la Cátedra HTSI de Turismo Responsable y Hospitalidad.

Coincidiendo con el Día Mundial del Turismo, la Facultad de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi (Universitat Ramon Llull) organizó la Jornada Anual de la Cátedra HTSI de Turismo Responsable y Hospitalidad titulada “Turismo, ¿para qué?” . Durante el evento, expertos en turismo responsable, turismo colaborativo, y representantes de entidades y organismos públicos debatieron sobre la importancia del turismo en Barcelona y su evolución futura, haciendo hincapié en la necesidad de trabajar por un turismo responsable.

La gestión del éxito turístico

Los participantes de la mesa redonda coincidieron en señalar que el éxito en la gestión del turismo en Barcelona pasa a ser un reto de gobernanza. En palabras de Jordi William Carnes, director general de Turisme de Barcelona, los beneficios del turismo para Barcelona son indiscutibles porque “el turismo nos ha obligado a estar más abiertos a una dimensión sociocultural, y nos ha dado a conocer. Es un detonante, una excusa que nos ha proyectado más allá de lo que queremos ser, con sus oportunidades y riesgos”.

En ese sentido, Pau Guardans, vicepresidente de Barcelona Global y CEO de Unico Hotels, consideró que “discutir el éxito de Barcelona es una frivolidad. Cualquier caso de éxito genera efectos negativos y tenemos que hacer un esfuerzo para gestionar estos efectos colaterales del éxito de Barcelona”. Entre ellos se encuentran la desestacionalización, las dificultades en la convivencia entre locales y visitantes, la cultura del uso del espacio público y la movilidad dentro de la ciudad. Según Guardans, “es necesario mirar hacia fuera, observar qué han hecho otras ciudades para gestionar su éxito turístico y adaptarlo a Barcelona”.

Porque, según los expertos, los problemas de Barcelona son similares a los de otras ciudades europeas. “Hemos estados 20 años sin gestión del fenómeno turístico, más allá de la promoción” indicó Pau Guardans, quien añadió que “dentro de unos años veremos cómo Barcelona se enfrentó con éxito a estos retos. Cualquier solución necesita una colaboración público-privada y crear ámbitos de diálogo”.

Desde el punto de vista de los habitantes de la ciudad, Cristian Palazzi director de Playground DO y colaborador de la Cátedra HTSI de Turismo Responsable y Hospitalidad, señaló que “el turismo es un espacio de encuentro y es una oportunidad para repensarse a sí mismo. Tiene que servir para reivindicar una ciudad más justa, más ecologista, y menos contaminante”. Según Palazzi, el estado de madurez del turismo en Barcelona propicia que los locales “se reencuentren con sus valores”. Además, insistió en que “tenemos que aceptar que el turismo no nos viene dado, lo escojemos nosotros y es responsabilidad de todos. Por eso, la gestión y planificación del destino es fundamental”.

Según la consultora experta en turismo colaborativo y Ouishare Connector, Lucía Hernández, el “para qué” del turismo desde la economía colaborativa es seguir innovando y reforzar el desarrollo local. “En turismo buscamos nuevas formas de viajar, de conectar con el mundo local. El 16% de la población de Estados Unidos utiliza plataformas colaborativas: es una tendencia muy importante del mercado que ya está transformando los modelos de negocio tradicionales, porque todo puede ser plataformizado” afirmó. Hernández hizo hincapié en que se trata de “una oportunidad para todos: para los viajeros porque obtienen una oferta más variada, flexible y transparente, y para los locales porque genera productos que crean valor y aportan activos para obtener recursos económicos”.

Otro reto que es necesario abordar, según los expertos participantes en la jornada, es la seguridad debido a la situación generada tras los atentados en Barcelona y Cambrils. Para Guardans, la seguridad se ha convertido en un elemento indiscutible en el desarrollo turístico de la ciudad, “y debemos acostumbrarnos, porque ha pasado a formar parte del relato y va a estar siempre presente”.

¿Hacia dónde vamos? Un futuro sostenible

Los ponentes coincidieron en que la sostenibilidad ya no es una opción. A la pregunta de la moderadora Daniela Freund, vicedecana de HTSI, sobre cómo puede contribuir el sector turístico y hotelero al turismo responsable, Pau Guardans apuntó que a la búsqueda de la calidad, máxima principal de la industria años atrás, se ha sumado la sostenibilidad, que “hemos incorporado en nuestro ADN y debe ser transversal a toda la organización. Ganar dinero es una condición necesaria pero no suficiente para la sostenibilidad, y en consecuencia para el buen funcionamiento del sector”.

Los participantes coincidieron en que la sostenibilidad no solo debe abordarse desde el punto de vista del cliente, a través del compromiso por parte de la empresa con su entorno, sino también en la remuneración, formación e incentivos del personal. Desde el punto de vista de los huéspedes, “se marchan más satisfechos si han vivido la ciudad que si sólo la han visto” afirmó Guardans.

En un sentido similar, coincidiendo con Guardans y Carnes, Lucía Hernández destacó que “la sostenibilidad es un modo de vida” y apuntó a que nos encaminamos hacia un modelo híbrido, en el que “empresas tradicionales empiezan a tomar en cuenta a la economía colaborativa para ofrecerlo entre sus servicios e incorporarlo a sus negocios”.

Elena Rodríguez Blanco, fundadora y directora de Authenticitys, describió durante su intervención el perfil de los emprendedores sociales y el papel de la economía solidaria en el sector del turismo. Authenticitys es una plataforma online presente en 20 países que conecta a visitantes con gente local en los destinos, ofreciendo experiencias con impacto social. Rodríguez Blanco expuso ejemplos de algunas experiencias como las rutas turísticas en Viena, Rumanía y Barcelona realizadas por personas sin techo, por refugiados en diferentes ciudades de Europa y por comunidades indígenas en Latinoamérica.

Proyectos de accesibilidad de la Cátedra HTSI

Durante la Jornada, Mónica Cerdán, directora de la Cátedra de Turismo Responsable y Hospitalidad de HTSI, presentó la actividad de la Cátedra durante el curso 2017-2018. La presentación contó tambien con la participación de Xavier Sanmartí, director de La Molina-FGC (única estación de esquí accesible en España); Irene Calvís, responsable del Proyecto Social del Gran Teatre del Liceu; y Flora Torrents, responsable del Programa de Turismo y Comercio del distrito barcelonés de Les Corts. Todos ellos expusieron sus proyectos de colaboración con la Cátedra HTSI.

La Cátedra pretende impulsar la innovación en colaboración con la industria en turismo responsable, hospitalidad y accesibilidad. Uno de los ámbitos destacados es el de la discapacidad. En el año 2016 había en España 2.998.639 personas con discapacidad, en Cataluña 529.104 personas y en el mundo más de mil millones. “Es un mercado importante y nos vamos a acercar desde una perspectiva doble, como una oportunidad de negocio para las empresas y también desde el diseño universal para tener un turismo más igualitario en el que todo el mundo tiene el mismo derecho al ocio” explicó Cerdán.

Este año ha sido declarado por la ONU como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Según el citado organismo, en el contexto de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible con alcance universal, el Año Internacional debería fomentar un cambio en las políticas, las prácticas de empresa y el comportamiento de los consumidores para promover un sector turístico más sostenible.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad