Prácticamente dos semanas después de los terribles atentados terroristas acontecidos en Cataluña y, teniendo en cuenta la dificultad de hablar de números cuando se han perdido vidas inocentes, inevitablemente llega para nuestro sector el momento de valorar también cómo un suceso de estas características puede afectar a la ocupación y a las reservas online realizadas en Barcelona.

La compañía Mirai ha analizado, en el último artículo dentro del blog de la compañía, firmado por Álex Hereza, el comportamiento de más de 8.000 reservas realizadas en Barcelona las semanas previas y, en especial, la semana posterior a los atentados, comparando los resultados con las reservas del año pasado.

Estas son algunas de las conclusiones:

Se ha frenado considerablemente el pickup. Si las cuatro semanas anteriores el pickup crecía un +11% respecto al mismo periodo del año pasado, la semana del 17-23 de agosto se contrajo un -19%.

El segmento más resistente está siendo el de empresas, ferias y congresos (MICE) en detrimento del turista que es el que más sufre, en especial el familiar (con niños)

Los mercados que más se han visto afectados han sido el británico (que además ha sufrido un fuerte retroceso de la libra cayendo un -8% en los últimos cuatro meses), francés, asiático, italiano y el propio español. Curiosamente el mercado estadounidense, si bien ha frenado mucho su crecimiento, sigue en cuotas positivas respecto al año pasado.

Bajo efecto en cancelaciones. Apenas hubo cancelaciones y siguió el mismo patrón que las cuatro semanas anteriores (del 20,4% al 20,9%). De nuevo las cancelaciones se han centrado más en turistas (con niños especialmente) que otros segmentos.

Sin variación en el precio tampoco, que apenas crece un +0,4%, manteniéndose en +10% en el on-the-books (OTB) hasta final de año, si bien este dato habría que analizarlo por mes de estancia y no por fecha de reserva. Este dato podría deberse al habitual miedo hotelero a recibir cancelaciones (para volver a reservar si baja el precio) o sencillamente a la prudencia a la espera de conocer el impacto en la demanda.

CONSULTA EL ARTÍCULO COMPLETO.

Suscríbete a nuestro Newsletter