Como cualquier hotelero ya sabe, el poder de las valoraciones de los huéspedes nunca debe ser subestimado. Incluso si algunas revisiones pueden parecer exageradas o inadecuadas, lo cierto es que su autenticidad y visibilidad puede atraer o ahuyentar a nuevos clientes.

En la mayoría de los casos, la gestión de reputación online es la mejor práctica para completar la experiencia de los clientes. En ese camino, el hotel encontrará información práctica y un buen puñado de honestidad que es difícil ver desde la propia perspectiva del hotel. Responder a esta auditoría externa debe ser una parte del trabajo diario del hotel, y la mejor forma de demostrar a futuros clientes que el hotel es reactivo y se preocupa por sus clientes.

Los clientes están acostumbrados a leer críticas de otros usuarios y difícilmente reservarán en un hotel si no encuentran críticas del mismo, como demuestran todos los informes sobre reputación online. Una mala crítica debe ser remediada tan pronto como sea posible, pero las buenas críticas también hay que destacarlas y darles la mejor visibilidad posible en la propia web del hotel.

Esta infografía diseñada por la compañía NetAffinity recoge algunas buenas prácticas que cualquier hotel puede tener en cuenta a la hora de mejorar la gestión de su reputación online: