A medida que agosto va llegando a su fin, empiezan a sonar por todas partes los anuncios de la “vuelta al cole” y las noticias nos recuerdan que el verano se acaba y que toca volver a la rutina. Sin embargo, cada vez son más los españoles que nadan contra corriente y que prefieren esperar a septiembre para empezar sus vacaciones.

Las temperaturas siguen siendo agradables, se evitan aglomeraciones de turistas y, sobre todo, se encuentran precios más asequibles para viajar, en comparación con los meses de julio y agosto. En concreto, este año los que viajen en septiembre habrán ahorrado de media un 25 por ciento para viajar a algunos de los destinos más reservados, según datos de la agencia de viajes online Rumbo.

En cuanto a destinos, existen dos tendencias claramente diferenciadas entre los turistas que han esperado a septiembre para disfrutar sus vacaciones. Por un lado, están aquellos que desean exprimir los últimos rayos de sol del verano y optan por destinos de playa; y por otro, los que han elegido disfrutar de la oferta cultural y de ocio de las capitales europeas, aprovechando que hay más horas de luz que en invierno y que las temperaturas todavía permiten patear la ciudad sin tener que cargar con el abrigo.

Según datos de Rumbo, los cinco destinos más reservados este año por los españoles para pasar sus vacaciones de septiembre son Puerto de la Cruz en Tenerife (22%), Roma (21%), Londres (9%), Costa Teguise en Lanzarote (9%) y París (8%). Y para estos destinos, el ahorro ha sido de un 25% de media en comparación con lo que los viajeros habrían pagado por viajar en julio o en agosto.

Captura de pantalla 2017-08-27 a la(s) 16.13.06

De esta forma, quienes viajen a Londres en septiembre ahorrarán casi un 40% de media en comparación con lo que habrían pagado por visitar la capital británica en julio o agosto, y el ahorro será de casi un 30% para los que hayan decidido pasar sus vacaciones de septiembre en Puerto de la Cruz (Tenerife) o en Roma.

Aumenta el gasto medio de quienes viajan en septiembre

Otro dato llamativo es el gasto medio por persona para viajar en septiembre, que ha aumentado en los dos últimos años hasta un 8,7% con respecto a 2015. Quienes viajan en pareja son los que más gastan, una media de 469,34 euros, seguidos por las familias, cuyo gasto medio se sitúa en 448,59 euros por persona.

No estar condicionado por la vuelta al cole de los más pequeños es uno de los factores que ayudan a posponer las vacaciones hasta septiembre. De esta forma, no resulta extraño el dato de que un 73% de los turistas españoles que viajarán durante ese mes lo hará en pareja, mientras que sólo un 6,2% se desplazará con la familia.