Cuando se trata de dirigir un negocio, Internet es al mismo tiempo un lugar hermoso y aterrador. Nos permite llegar a más clientes con más rapidez y con menos presupuesto de marketing, nos ayuda a mantenernos en contacto con los clientes a través del marketing por correo electrónico y las redes sociales, e incluso permite a las pequeñas marcas la oportunidad de volverse viral con un toque particularmente gracioso,

Pero también permite a nuestros clientes decirnos lo que piensan de nosotros de una manera muy pública. Esas críticas negativas pueden ser la perdición para una empresa.

Un informe elaborado por la compañía Corra pone de relieve los principales motivos por los que los usuarios plantean una queja en redes sociales, qué plataformas utilizan para volcar su descontento, cuáles son las diferencias entre edades y sexos y, por último, qué industrias salen mejor y peor paradas en su gestión de la reputación online.