Airbnb ocupa el primer puesto indiscutible en el mercado de distribución de vivienda compartida, pero los gigantes de las reservas de viajes Priceline Group Inc. y Expedia Inc. están recuperándose, impulsados en este último caso por el rápido crecimiento de HomeAway Inc., con sede en Austin.

Airbnb, con sede en San Francisco, tiene una participación de alrededor del 15 por ciento en el mercado global de las viviendas compartidas, comparado con el 12 por ciento de Expedia y el 9 por ciento de Priceline, según una investigación de Susquehanna International Grupo.

Pero ambas OTAs están impulsando sus esfuerzos en este segmento ya que quieren que sus clientes tengan tantas opciones de alojamiento como sea posible y aumentar así su presencia en un sector que crecerá un 8 por ciento en 2017.

“Los alquileres vacacionales están aún en sus primeras etapas en lo que se refiere a su conexión con la comercialización online”, según el CEO de Expedia, Dara Khosrowshahi. “En la medida en nosotros como actor de comercio electrónico seamos capaces de conectar estos mercados tan fragmentados, podemos agregar valor significativo tanto al proveedor como a los consumidores”.

Las reservas realizadas a través de HomeAway crecieron hasta un 48 por ciento en el primer trimestre del año comparado con el mismo periodo de 2016. Los ingresos aumentaron un 30 por ciento interanual a 158 millones de euros en el mismo periodo de tiempo.

En una entrevista reciente con el Financial Times, Khosrowshahi aseguró que los alquileres de viviendas están poniéndose al día con respecto a la industria en general.

“Este alojamiento alternativo está en el mismo punto que los hoteles independientes hace 15 años”, dijo. “Pasamos los últimos 15 años conectando todos estos hoteles independientes, y estamos empezando a hacer lo mismo para el alojamiento alternativo”.

Khosrowshahi también ha insinuado que la tecnología integrada como Echo de Amazon y otros dispositivos activados por voz podrían integrarse en la experiencia de compras de Expedia y HomeAway.

Artículo original en Austin Business Journal.

Suscríbete a nuestro Newsletter