Según un nuevo informe de A.T. Kearney publicado hoy, la industria del viaje debe prepararse mejor para hacer frente a las turbulencias económicas y políticas si quiere aprovechar al máximo el futuro crecimiento económico.

La economía colaborativa, la realidad virtual y el internet de las cosas han mejorado la experiencia de los viajeros que existe hoy en día. Sin embargo, los acontecimientos geopolíticos, sociales y económicos a escala internacional están alterando y dividiendo el mundo en el que vivimos, lo que limitará el potencial de progreso del sector del viaje a menos que las empresas tomen medidas de forma inminente, según indica el informe.

En este contexto, A.T. Kearney destaca dos tendencias clave que están cambiando el panorama de la industria del viaje y marcando la dirección hacia el éxito futuro:

Las experiencias de viaje personalizadas frente al mercado de consumo masivo. La tecnología permite la incorporación de datos de consumo y facilita el uso de la inteligencia artificial para profundizar en el comportamiento del viajero. Además, puede ser útil para satisfacer las necesidades individuales, frente al enfoque más tradicional de las soluciones estándar.

Los viajes sin fisuras frente a la fragmentación. Lograr experiencias de viaje sin fisuras requerirá la cooperación de los gobiernos y el intercambio de datos entre empresas: desde los aeropuertos y las aerolíneas a los servicios en destino, como hoteles, restaurantes y transporte terrestre.

En base a estas dos tendencias clave, Amadeus y A.T. Kearney han identificado cuatro posibles escenarios futuros a nivel mundial para los cuales las empresas de viajes deberían prepararse de forma inminente si quieren maximizar el crecimiento y los logros en el futuro:

Captura-de-pantalla-2017-07-21-a-las-7.45.06.png

El escenario Picasso contempla un mundo fragmentado caracterizado por el auge del populismo y una creciente preocupación por las cuestiones de seguridad. Esto conlleva la restricción del acceso a más destinos. Aun así, la mayoría de regiones está en fase de crecimiento económico. Las empresas invierten en innovación para llegar a más clientes a través de canales móviles, y esta interacción les permite configurar una oferta de servicios más sofisticados y personalizados.

El escenario Dalí presupone que tanto las actitudes sociales como la prosperidad económica crean un entorno más favorable para el intercambio de datos. Esto deriva en unas leyes de protección de datos menos estrictas y una legislación más relajada, lo que arroja oportunidades para una mayor personalización de los viajes. En el escenario Dalí, los viajes son más baratos, más rápidos y más seguros. La población se beneficia de menos controles de seguridad en las fronteras y dispone de información en tiempo real sobre acontecimientos inesperados, como retrasos en los vuelos.

En el escenario del Bosco, los costes comerciales de la industria aumentan, al tiempo que las empresas tienen dificultades para cumplir con un entramado de leyes fiscales, laborales y de protección de datos. Se trata de un mundo fragmentado que se basa en el proteccionismo y la desconfianza. En este contexto político, los viajeros buscan la comodidad en marcas de confianza y reservan de forma directa a través de proveedores de viajes reconocidos.

El escenario Warhol se caracteriza por viajes sin fisuras y no personalizados que tienen en cuenta las implicaciones derivadas del sólido crecimiento económico en Asia, que propicia la expansión de una clase media que cuenta con más ingresos disponibles para ocio y viajes. Incluso en este mundo sin barreras, los viajeros prefieren las opciones low-cost del sector del gran consumo a aquellas más personalizadas.

«La tecnología nunca antes había ofrecido soluciones tan prometedoras para la industria del viaje —comenta Alex Luzarraga, Vice President Corporate Strategy, Amadeus IT Group—. Sin embargo, el statu quo se está en plena revolución. Nos encontramos en un clima de desconfianza generalizada y de populismo. Aspectos que solíamos dar por sentados, como el derecho a la libre circulación sin pasaporte dentro de Europa, podrían correr peligro en el futuro. En colaboración con A.T. Kearney, consideramos que es esencial que evaluemos y comprendamos estos aspectos que seguirán desafiando y revolucionando el sector en los próximos cinco a siete años, para que como industria estemos mejor preparados para lidiar con ellos y, al mismo tiempo, estimular el crecimiento económico y la consecución de logros».

«El informe se basa en las perspectivas de una amplia diversidad de participantes del mundo del viaje y de la tecnología e ilustra una visión generalizada sobre el futuro, que permite a las empresas identificar sus puntos débiles. Además, el estudio pone a prueba los planes ya existentes frente a las perspectivas del sector y nos ayuda a entender cuáles son las medidas con resultados garantizados y los imperativos en el marco de la estrategia empresarial. El informe ofrece una visión interesante a las empresas que deseen prosperar en la industria del viaje en los próximos años», afirma Yelena Ageyeva-Furman, Principal, London, A.T. Kearney.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad