El cuarto informe anual Previsión Global para el Sector de los Viajes 2018 pronostica que los precios de los viajes aumentarán considerablemente el año que viene con subidas cercanas al 4 % en algunos sectores.

Publicado hoy por Carlson Wagonlit Travel y la GBTA Foundation -el brazo de formación e investigación de la Global Business Travel Association-, la Previsión Global para el Sector de los Viajes 2018 indica que en 2018 se espera un incremento del 3,5 % en las tarifas aéreas a nivel global. Los precios de los hoteles se espera que sean un 3,7 % más altos y los del transporte terrestre –taxis, trenes y autobuses- solamente un 0,6 %, cifra muy por debajo de la previsión de inflación del 3 % para 2018.

“El incremento de los precios refleja una mayor solidez de la economía y un crecimiento de la demanda”, comentó Kurt Ekert, presidente y director ejecutivo de Carlson Wagonlit Travel. “Las cifras globales de esta previsión deben ser consideradas como sólidos indicadores de lo que el 2018 depara a los negocios a nivel global. Anticipamos un mayor gasto”, añadió.

Los riesgos geopolíticos, la incertidumbre en los mercados emergentes y los continuos cambios en el panorama político europeo y estadounidense hacen que hoy en día los profesionales de los viajes tengan más aspectos a tener en cuenta que antes a la hora de construir sus programas de viajes”, señaló Jeanne Liu, vicepresidenta de Estudios de la GBTA Foundation. “Los programas de viajes más exitosos deberán vigilar de cerca los riesgos geopolíticos y la rapidez de los cambios del panorama en materia de proveedores para poder revaluar la estrategia regularmente y adaptarla cuando sea necesario”, añadió.

infografia-prevision-2018.jpg

Previsiones aéreas para 2018

El repunte de las tarifas aéreas globales vendrá provocado por el aumento de los precios del crudo, a pesar de que se espera que las líneas aéreas añadan un 6 % de capacidad en 2018. Complicar la estructura de precios ha incrementado la segmentación de las tarifas básicas entre las aerolíneas más grandes. Los viajeros tienen ahora la opción de elegir entre una tarifa básica restringida en turista y distintas tarifas superiores cuyas opciones específicas de servicio y precio varían en función de la línea aérea.

En España está previsto que el incremento del precio del aéreo sea del 8 %, muy por encima del global (3,5 %) y del que se producirá en el conjunto de los países de Europa Occidental (5,5 %). Los mayores incrementos se producirán en los vuelos intercontinentales con aumentos del 8,7 % en clase business y del 8 % en turista.

En Europa, Oriente Medio y África se espera que los viajes aéreos sigan creciendo. Los precios subirán un 7,1 % en Europa Oriental y un 5,5 % en Europa Occidental. No obstante, los países de Oriente Medio y África prevén un mero incremento del 3 % debido a las amenazas en materia de seguridad y a que la industria petrolera todavía se está recuperando. Las fluctuaciones de divisas en Europa podrían tener un impacto adicional en las tarifas aéreas de 2018. Teniendo en cuenta que la competencia es limitada y que en verano se celebrará en Rusia la Copa Mundial de la FIFA 2018, es posible que Europa Oriental experimente de nuevo las subidas de precio más significativas de la región.

En Asia Pacífico se prevé un incremento de los precios del 2,8 % en 2018 así como de la demanda, especialmente en China e India. No obstante, a medida que muchas economías en Asia se fortalecen, las carencias en materia de infraestructuras, particularmente aeropuertos, se hacen cada vez más patentes.

En Latinoamérica y el Caribe se prevé que los precios cambien muy poco en 2018: un 0,3 % únicamente. Las aerolíneas han sido precavidas a la hora de añadir capacidad al mercado. Un análisis más amplio de Sudamérica muestra un incremento del 20 % en los vuelos programados para finales de 2019. Las compañías de bajo coste están bien posicionadas en la zona teniendo en cuenta su baja penetración en la región. Además, el hecho de que aeronaves más eficientes vayan a comenzar a funcionar reducirá los costes operativos en 2018.

Norteamérica verá como sus precios aumentan un modesto 2,3 %, según nuestras previsiones. Debido al potencial de que se impongan restricciones más estrictas para viajar a EE.UU., los vuelos al país ya se han reducido en consecuencia. Se espera que las compañías aéreas canadienses compitan agresivamente debido a la entrada de nuevos actores en el mercado y al incremento de la capacidad en un 11 % aproximadamente en 2017 y de un 12 % en 2018. Con el mercado del aéreo casi plano en la región año a año a principios de 2017, la competencia ha sido dura entre las líneas aéreas que ahora compiten en tarifas branded en lugar de hacerlo en tarifas bundled o por tipo de nave.

Previsiones hoteleras para 2018

A nivel global, el incremento medio del 3,7 % de los precios hoteleros enmascara lo que ocurre a nivel regional. En Europa se esperan importantes incrementos mientras que otras regiones apenas siguen la inflación. Adicionalmente, se espera que los precios desciendan en Latinoamérica y el Caribe. Prevemos que el impacto de las fusiones se dejará sentir durante la temporada de solicitudes de oferta de 2018.

Los proveedores están alejando progresivamente a los responsables de compras de las tarifas hoteleras negociadas fijas y acercándolos a un modelo de precios dinámicos. También hay una tendencia global que prima los hoteles inteligentes, de ahí que los establecimientos estén invirtiendo en tecnologías beacon, de mensajería, entretenimiento dentro de las habitaciones, etc. Los huéspedes más avezados en tecnología utilizarán las apps de forma creciente para hacer el check in y check out, abrir la puerta de su habitación de hotel, manejar la televisión en remoto y controlar la temperatura de la habitación.

En España está previsto que el precio de los hoteles crezca un 10,1 %, una cifra sustancialmente superior a la global (3,7 %) y a la del conjunto de países de Europa Occidental (6,3 %). El incremento será mayor en los hoteles de gama alta: un 10,3 % frente al 9,7 % de los de gama media.

En Europa, Oriente Medio y África es probable que los precios aumenten: 6,6 % en Europa Oriental, 6,3 % en Europa Occidental y únicamente 0,6 % en Oriente Medio y África. Se espera que Noruega lidere los incrementos con un 14 % previsto para 2018. En Rusia los precios de los hoteles subirán un 11,9 % gracias al crecimiento de la demanda provocado por acoger la Copa Mundial de la FIFA 2018 en verano.

En Asia Pacífico es probable que los precios aumenten un 3,5 % con amplias diferencias: en Japón se espera que los precios caigan un 4,1 % mientras que en Nueva Zelanda está previsto un aumento del 9,8 %. El fortalecimiento de las economías implica un incremento de la demanda en Asia Pacífico. Los responsables de compras deberían anticipar negociaciones más complejas con los grupos hoteleros resultantes tras las recientes fusiones, especialmente en mercados con un alto volumen como Bangkok, Pekín, Shanghái y Singapur.

En Latinoamérica se espera que los precios de los hoteles desciendan un 1,2 % con fuertes caídas en Brasil (8,7 %) y Argentina (2,7%). No obstante, se espera que Perú y Chile experimenten aumentos del 7,7 % y 5,5 % respectivamente. Los responsables de compras podrían ver eficiencias en 2018 a medida que las grandes marcas compren propiedades independientes y mejoren los sistemas. La capacidad ha aumentado en toda la región. Se estima que entre finales de 2016 y 2025 se construirán aproximadamente 449 500 habitaciones nuevas de hotel, un incremento del 57 % de la oferta. Los alojamientos de la economía colaborativa en Latinoamérica todavía no son muy populares para los viajes corporativos debido a la preocupación estructural por la seguridad.

Los hoteleros de Norteamérica podrían estar contando con el crecimiento económico ya que la demanda ha sido estable desde mediados del verano de 2016, si bien se espera que la oferta crezca ininterrumpidamente durante 2018. Con una previsión de crecimiento de los viajes internacionales del 4 % en 2017 y 2018, se espera que el crecimiento hotelero estadounidense se concentre principalmente en la Costa Oeste y Washington D.C. En Canadá, se espera que los buenos precios se mantengan en Toronto, Vancouver y Montreal en medio de un dólar canadiense débil.

Previsiones para el transporte terrestre 2018

Se espera que el precio del transporte terrestre crezca un mero 0,6 % en 2018 (no obstante, se prevé que lo haga un 5,5 % para 2022). Expertos de la industria prevén unas ventas de coches nuevos récord en los próximos cinco años, empujadas por los costes de flota unitarios. Por el contrario, se espera que el precio de los vehículos usados caiga un 50 %. Esto va a perjudicar el valor residual de los coches de alquiler usados y a hacer que los precios de los coches de alquiler actuales sean insostenibles. Las regulaciones específicas del mercado para reducir las emisiones y el aumento de los precios del petróleo han hecho que haya una disponibilidad creciente de coches de alquiler ‘verdes’.

Se espera que los actores de la economía colaborativa como Uber y Lyft sigan alcanzando cifras de crecimiento de dos dígitos en 2018, concretamente un 10 %, antes de estabilizarse en aumentos de una cifra en 2019. Su crecimiento se ve amenazado por costosas regulaciones y prohibiciones gubernamentales.

En España está previsto que el precio del transporte terrestre se mantenga plano al 0 %, por debajo de la de la media global (0,6 %) y de la de los países de Europa Occidental (0,1%).

La competitividad del transporte terrestre se mantiene en Europa, Oriente Medio y África. Se espera que los precios permanezcan prácticamente planos en Europa y aumenten un mero 1 % en Oriente Medio y África. El tren sigue siendo una alternativa viable al avión en toda Europa, especialmente debido al incremento de la seguridad en los aeropuertos.

La incertidumbre continua que rodea al sector minero y la cauta recuperación de la industria del gas y petróleo darán como resultado tarifas planas en 2018 en Asia Pacífico. La actividad empresarial sigue creciendo en China, en donde la mayoría de las compañías de alquiler de coches y de la economía colaborativa están presentes. Los proveedores de la economía colaborativa Didi Chuxing en China, Ola en India y Grab en el Sudeste Asiático han conseguido economías de escala que hacen que todos ellos sean competidores clave para las firmas tradicionales de alquiler de coches y los taxis.

Se espera que los precios suban ligeramente (1 %) en Latinoamérica. Brasil y México están anticipando un incremento de la demanda de coches de alquiler en 2018 provocado por el repunte de su economía. No obstante, el mercado de los coches de alquiler sigue estando fuertemente fragmentado. Uber está apostando fuerte por su negocio en Latinoamérica (a pesar de conflictos en Brasil, Perú y Argentina) especialmente tras su reciente salida del mercado chino. Empresas de alquiler de coches regionales e internacionales siguen expandiéndose y se espera que los precios se estabilicen.

Se espera que Canadá experimente un saludable aumento del 4,6 % en 2018 pero el conjunto de Norteamérica solo crecerá un 1 %. Se prevé que la escasez de trenes, junto con unos ingresos per cápita mejores y un incremento de los viajes corporativos hagan que los precios del alquiler de coches aumenten en la región. Aun siendo un negocio con escasos márgenes, las empresas de alquiler de coches han implementado eficiencias operativas y han invertido en tecnología para gestionar mejor sus flotas y mejorar su utilización. Las economías colaborativas siguen creciendo pero deben hacer frente a una mayor competencia por parte de los taxis tradicionales y a regulaciones gubernamentales.

Suscríbete a nuestro Newsletter