Controlar la operativa en la cocina es clave para dar un buen servicio a los comensales que se dan cita durante la época estival en las zonas más turísticas de la geografía española. Es por ello que Unilever Food Solutions, la división de Unilever dedicada a la hostelería y a la restauración ofrece formación a todos los hoteles interesados.

Bajo el nombre “Aulas Hoteleras” y desde 2011 la compañía lleva formando multitud de hoteles. En 2017 Unilever Food Solutions espera formar cerca de 250 profesionales en aspectos clave como la gestión eficiente de la operativa en las cocinas especialmente en temporada alta cuando la mayor afluencia de público supone un reto para los restauradores.

Desde racionalizar los procesos de elaboración, mediante la división de los procesos según los consumos, la capacidad de maquinaria, la caducidad o las ofertas de compra del mercado; hasta mantener las calidades organolépticas de los alimentos y establecer una correcta gestión de los desperdicios, con especial importancia del control de las raciones y la regeneración de alimentos. También el control de alérgenos constituye una parte central de estos talleres. En uno de cada cuatro hogares españoles hay un miembro con alguna alergia o intolerancia alimentaria.

El buffet, el gran protagonista

Los buffets han ido evolucionando hacia una experiencia cada vez más atractiva, hasta convertirse en un elemento estético. La adquisición de productos de temporada, la individualidad de las raciones, la elaboración de recetas variadas con menos ingredientes, la preparación de platos in situ o la reducción del tamaño de las vajillas son algunas de las claves del éxito:

– Limpieza, orden y señalización: extremar la limpieza de las instalaciones y ofrecer una señalización conveniente permite que los clientes se encuentren a gusto y con conocimiento de dónde se encuentra todo.

– Showcooking como elemento de sugestión: permitir que el cliente sienta que se está cocinando para él en exclusiva, creando un ambiente distendido y que permita sorprenderle.

– Oferta innovadora, sorpresiva, estacional y temática: mantener una oferta gastronómica que genere sorpresa y sugestión a los comensales, con una tematización cambiante y que contenga elementos y productos de temporada, hará que los clientes siempre estén a la expectativa y reducirá el nivel de monotonía en el buffet.

– Vender la cocina como si el restaurante estuviera a pie de calle: publicitar la cocina, sus profesionales y a sus platos en el hotel y a pie de escaparate.

– Especialistas en reposición y atención al comensal: mantener al personal de sala formado para satisfacer las necesidades del cliente y realizando una reposición eficaz de las diferentes zonas del buffet.

Las próximas citas de “Aulas Hoteleras” tendrán lugar en Gran Canaria y Tenerife durante el próximo septiembre, respectivamente. A lo largo de 2017, estas jornadas se han impartido también en destacados núcleos turísticos como Benidorm, Palma, Barcelona y Córdoba.

Suscríbete a nuestro Newsletter