Llevó a los grandes actores de los viajes online como Kayak más de una década optimizar la comparación de precios entre decenas de fuentes de una manera que fuera útil y atractiva para millones de compradores.

Ahora, el aumento de la búsqueda basada en la voz plantea un desafío estratégico enorme. Las expectativas de los clientes pueden estar cambiando.

La brevedad que la búsqueda de voz requiere incentiva a empresas como Kayak a convertirse en motores de recomendación o personalización que proporcionan sólo un par de posibles resultados óptimos.

Con este telón de fondo, Kayak ha lanzado la posibilidad para sus usuarios de reservar hoteles sencillamente hablando con un dispositivo de la familia Echo, el hardware de reconocimiento de voz de Amazon.

La compañía ha estado probando los altavoces inteligentes de Amazon durante algún tiempo ya. Desde 2016, los usuarios de Amazon Echo han podido añadir software libre al dispositivo para hacer preguntas como “¿dónde puedo ir el próximo mes por 2.000 euros?”

Sin embargo, la experiencia del usuario ha sido pobre hasta la fecha. Para completar una reserva, un usuario tenía que volver a hacer la búsqueda a través de kayak.com y esperar encontrar un resultado coincidente. Ahora Kayak ha logrado una solución.

La herramienta Alexa extrae ahora inventario para hoteles de todo el mundo que ofrecen cancelación gratuita, asegura Kayak.

La herramienta de Kayak se nutre del inventario de hoteles de dos de sus empresas hermanas, Booking.com y Priceline.com.

Falta por determinar cómo será capaz Kayak de reducir la fricción en el pago, a la espera de que los monederos digitales sean la norma entre los usuarios.

Artículo original en Skift.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad