El sector de la distribución está inmerso en un proceso imparable de transformación digital en el que las capacidades cognitivas marcarán la diferencia. Según IDC, el 97% de la distribución en Europa Occidental está llevando a cabo o a punto de comenzar proyectos de transformación digital. Además, IDC prevé que el gasto se duplique de 2016-2020 (IDC FutureScape: Worldwide Retail 2017 Predictions –Western Europe Implications-).

Este impulso transformador busca adaptar a los retailers a unos clientes enormemente exigentes que demandan productos, servicios y comunicaciones en el momento, lugar y por el medio de su elección. Este elevado nivel de exigencia se pone especialmente de manifiesto en los nativos digitales, conocidos como la Generación Z, que se caracteriza por dos aspectos:

Cada vez es más influyente en su entorno familiar. Según el estudio de IBM Uniquely Generation Z, más del 70% de los encuestados pertenecientes a esta generación ha afirmado que influía en su familia a la hora de comprar muebles, comida y bebidas.

Busca tener una experiencia completa y perfecta a través del medio digital (el 60% de esta misma encuesta ha señalado también que no utilizaría una app o web que se cargase lentamente).

Al mismo tiempo, tecnologías como Internet han borrado las barreras de entrada de nuevos competidores y han impulsado un entorno muy competitivo, donde surgen nuevos modelos de negocio impensables hace apenas unos años. “La carrera por ofrecer experiencias al consumidor se ha acelerado y la transformación digital es el medio para ganar esa carrera”, afirma Raúl Alonso, socio del sector distribución de la división de consultoría de IBM España.

La revolución de la inteligencia artificial en la distribución

En un entorno tan competitivo, la industria de la distribución tendrá que luchar decididamente para diferenciarse y ser más visible ante sus clientes tradicionales y potenciales. En este proceso se diferenciarán aquellos que inyecten capacidades cognitivas a lo largo de su cadena de valor.

“Para tener éxito, diferenciarse e incluso me atrevería a decir que para sobrevivir, los retailers tradicionales deben inyectar capacidades cognitivas en su proceso de transformación digital, ya que es lo que va a marcar la diferencia”, señala Raúl Alonso, socio del sector distribución de IBM España.

De acuerdo con IDC FutureScape: Worldwide Retail 2017 Predictions –Western Europe Implications- la inteligencia artificial aplicada al marketing, planificación, operaciones, etc. habrá logrado en 2019 una mejora de productividad de hasta el 30% en la industria de la distribución en Europa.

Suscríbete a nuestro Newsletter