Nuestro mundo en 2017 es incierto, vulnerable e impredecible. A pesar de esto, el crecimiento del turismo global se ha mantenido en torno al 4% al año. La disrupción ha sido parte del ADN del sector durante los últimos 20 años, y el sector ha surgido más fuerte y más resistente para ello.

Las compañías de bajo coste, TripAdvisor, los agregadores de hoteles online, la economía compartida… estos nuevos modelos de negocio y enfoques han cambiado el paisaje del turismo para siempre.

Pero a lo largo de este tiempo, todos los sectores de la industria han resistido sus tormentas, sobrevivido, pivotando sus modelos de negocio, y prosperado. Ninguna gran marca ha ido a la bancarrota, incluso con las presiones competitivas y los impactos de la crisis financiera mundial.

David Scowsill, presidente saliente del World Travel & Tourism Council (WTTC), se expresa en estos términos en una carta de despedida publicada en Medium. En dicha carta, Scowsill se pregunta sobre tres tendencias que pueden marcar el futuro de los viajes:

¿Los robots reemplazarán a los trabajadores del turismo?
La Inteligencia Artificial, el Machine Learning y la Robótica seguramente impactarán los empleos en el sector a lo largo del tiempo. Muchos trabajos serán redundantes, pero otros nuevos serán creados. La prestación de servicios en turismo se basa en el contacto de personas, es la gente que en última instancia la que define la experiencia.

¿La realidad virtual y la realidad aumentada reemplazarán la necesidad de viajar?
La velocidad de movimiento en esta área será fenomenal, pero mejorará la industria en lugar de competir con ella. En este momento nuestro sector está jugando con la tecnología, pero las oportunidades son enormes: niños aprendiendo en un aula, entrenar a los trabajadores del turismo para detectar potenciales terroristas, ingenieros que aprenden a diagnosticar problemas y reemplazar las palas de los ventiladores en los motores a reacción, visitar el mundo desde la cama…

¿Las comunicaciones online eliminarán los viajes de negocios?
Este debate ha estado presente durante veinte años. Ahora estamos viendo las comunicaciones a través de skype, whatsapp, wechat, Twitter, Facebook y videoconferencia fusionándose suavemente con el tiempo en dispositivos de comunicación, tanto para reuniones de negocios como para experiencias de ocio con amigos. Pero mientras estas plataformas facilitan la conectividad, la gente seguirá queriendo viajar para ver el mundo. Los viajes de negocios aumentarán, ya que el contacto humano requerido para hacer negocios nunca desaparecerá.

Por mucho que el sector sea capaz de crecer en el respaldo de los desarrollos tecnológicos y las oportunidades que permite la innovación, todo esto no llegará a nada si el turismo no establece firmemente sus credenciales como una fuerza para el bien en el mundo.

Sabemos que el impacto económico y social del sector es significativo en todos los rincones del planeta, pero también sabemos que aún queda mucho trabajo por hacer para asegurar que el crecimiento del turismo sea realmente inclusivo y medioambientalmente sostenible. Los objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU proporcionan un gran marco para hacer y supervisar el cambio, concluye Scowsill.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad