Las tasas turísticas nunca han estado exentas de polémica. Para unos, se trata de un impuesto necesario para financiar la sostenibilidad de los destinos. Para otros, un impuesto al turista por el mero hecho de ser turista.

En esta infografía, la agencia online Destinia hace un repaso de las tasas que los turistas deben pagar cuando llegan a su alojamiento, tanto en España como en otros destinos del resto de Europa.

En España, la Generalitat catalana actualizó en abril la cuota de este impuesto que distingue dos supuestos: si el turista se aloja en Barcelona ciudad o en cualquier parte de Cataluña. Dentro de eso, el gobierno regional tiene diferentes cuotas según el tipo de alojamiento, así la tasa turística en Barcelona va desde los 2,25€ por persona y día si el turista se aloja en un hotel de 5 estrellas o camping de lujo a los 0,65€ por persona y día de estancia que se paga en el resto de establecimientos que no sean hoteles ni apartamentos turísticos.

Las Islas Baleares implantaron en 2016 el impuesto sobre estancias turísticas, conocido popularmente como la ecotasa. En este caso, la tarifa se regula en función de si es temporada alta –del 1 de mayo al 31 de octubre– o baja –del 1 de noviembre al 30 de abril– y en función de si la estancia es inferior o superior a nueve días. Los menores de 16 años tampoco pagan la tasa turística.

Así, un turista que vaya dos semanas a Mallorca en pleno verano, pagará 1€ al día los nueve primeros días y el resto, a 0,50€ diarios.

Viajar por Europa también tiene su precio. Las tourist tax o city tax imperan en más destinos de los que pensamos. Entre los principales:

Suscríbete a nuestro Newsletter