Un mundo tan conectado como el nuestro tiene, inevitablemente, un impacto en la forma en que se propagan las enfermedades, como lo demuestran las epidemias del ébola y el zika. La adaptación continua a estos retos no resulta una tarea fácil.

No obstante, organizaciones internacionales como Unicef buscan innovar, aprovechando el potencial del big data y las nuevas tecnologías. En un esfuerzo por apoyar las iniciativas de Unicef en las crisis humanitarias, Amadeus ha firmado un acuerdo pionero para proporcionarle datos agregados sobre viajes.

La asociación de Amadeus con Unicef genera un mecanismo que puede ayudar al sector humanitario a aplicar rápidamente las fuentes de datos complejas existentes para evaluar mejor las emergencias graves en el mismo momento en que ocurren.

El departamento de Innovación de Unicef está desarrollando una plataforma de código abierto, Magic Box, que usa información en tiempo real para determinar respuestas humanitarias a situaciones de emergencia. Este proyecto cuenta con la colaboración de Google, Amadeus, IBM y Telefónica, así como otras agencias de desarrollo y entidades gubernamentales como CDC, PAHO, OCHA y Global Pulse, de Naciones Unidas.

“Para nosotros, Magic Box es una forma de reunir a socios como Amadeus y otros, que quieren utilizar los datos de que disponen como un bien público global. Al mismo tiempo, colaboramos con ellos para construir un producto que nos permita tener conocimientos en tiempo real y la posibilidad de utilizar esa información para la acción”, explicó Christopher Fabian, responsable de Innovación de Unicef.