La industria de viajes continúa en un estado de rápida disrupción digital. Justo cuando parece que las empresas han sido capaces de dominar la última tecnología, tendencia o conjunto de nuevas expectativas de los clientes, rápidamente viene algo nuevo.

Eyefortravel ha repasado, en su último informe, el momento de adopción de la tecnología móvil y la velocidad con la que nuevas tecnologías como el machine learning y la inteligencia artificial pueden impactar al sector.

La importancia de las aplicaciones móviles es un hecho, pero las capacidades y los factores de valor están en constante evolución. Las aplicaciones centradas en los viajes deben ser capaces de destacar en las tiendas de aplicaciones, que están llenas de alternativas. Las capacidades de los sistemas operativos de Apple y Google están cambiando constantemente, lo que significa que es necesario mantenerse al día para evitar quedarse atrás.

Captura-de-pantalla-2017-06-08-a-las-7.35.05.png

Como si el reto de conseguir la distribución correcta no fuera suficiente para preocuparse, las marcas de viajes tendrán que considerar cómo la tecnología interrumpirá el negocio en los próximos años.

La inteligencia artificial ya está en juego, con algoritmos capaces de analizar datos y llevar a los clientes hacia sus decisiones de viaje. Hay un potencial considerable para las empresas de viajes para interactuar más profundamente con los clientes y adaptarse a sus necesidades, aunque la curva de aprendizaje es bastante alta en muchos lugares.

Captura-de-pantalla-2017-06-08-a-las-7.35.37.png

En la Cumbre de San Francisco de EyeforTravel, precisamente la inteligencia artificial y el machine learning fueron abordados en  varias sesiones, y  a diferencia de algunas tendencias tecnológicas recientes que no han llegado a impactar de forma decisiva en el sector, estas nuevas tendencias ya han comenzado a generar ingresos para empresas turísticas.

Captura-de-pantalla-2017-06-08-a-las-7.34.44.png

El informe señala que también es importante no mitificar la inteligencia artificial.  A pesar de que lo llamamos “inteligencia artificial”, no es realmente inteligente en absoluto, al menos de  momento.

Hoy en día, es una combinación de patrones muy rápida entre grandes conjuntos de datos. Es excelente poder encontrar conexiones sutiles entre bits de información, pero el momento de implantación de esta tecnología a escala global aún parece un poco lejano.

Captura-de-pantalla-2017-06-08-a-las-7.35.59.png

Suscríbete a nuestro Newsletter