El Toyota Research Institute (TRI) ha anunciado que está explorando dos nuevas tecnologías, Blockchain (BC) y Distributed Ledger (DL) —cadena de bloques y contabilidad distribuida—, para su uso en el desarrollo y puesta en marcha de un nuevo ecosistema de movilidad, lo que podría acelerar la llegada de la conducción autónoma.

El TRI colabora con el MIT Media Lab (MIT ML) y otros actores del sector para promover un entorno digital en que los usuarios, empresas y consumidores, puedan compartir de forma segura datos de pruebas de conducción y de vehículos autónomos, gestionar transacciones de trayectos compartidos y vehículos compartidos y almacenar información de uso de vehículos que podría utilizarse para establecer tarifas de seguros.

La tecnología Blockchain (BC), de cadena de bloques, envía información a través de una red de ordenadores independientes, conocida como Distributed Ledger (DL) o contabilidad distribuida, con el objetivo de garantizar que la transacción sea segura y que los derechos de propiedad respecto a los datos/bienes quedan protegidos. El TRI cree que la tecnología Blockchain (BC) puede dar lugar a una mayor transparencia y confianza entre los usuarios, un menor riesgo de fraude y una reducción o eliminación de los costes de las transacciones, como los gastos o recargos aplicados por terceras entidades.

“Pueden ser necesarios cientos de miles de millones de kilómetros de datos de conducción humana para desarrollar vehículos autónomos seguros y fiables”, explicó Chris Ballinger, Director de Servicios de Movilidad y Director Financiero del TRI, quien añadió: “Con las Blockchain y Distributed Ledger se pueden recopilar datos de propietarios de vehículos, gestores de flotas y fabricantes para recortar el tiempo necesario para alcanzar ese objetivo, y adelantar así las ventajas en cuanto a seguridad, eficiencia y funcionalidad de la tecnología de conducción autónoma”.

Partiendo de una filosofía de código abierto en las herramientas de software, el TRI creará un consorcio de usuarios, y espera estimular una adopción más rápida de las Blockchain por parte de otras empresas que desarrollen vehículos autónomos y presten servicios de movilidad. El TRI invita a socios actuales y futuros a colaborar para seguir desarrollando aplicaciones de las tecnologías BC/DL en los datos y servicios de vehículos.

Por otra parte, el TRI colabora con varios actores del sector además del MIT ML para desarrollar aplicaciones y pruebas de concepto en tres ámbitos del nuevo ecosistema de movilidad: datos de conducción y pruebas compartidos, transacciones de vehículos/trayectos compartidos y primas de seguro basadas en el uso.

Datos de conducción y pruebas compartidos

Gracias a la tecnología de Blockchain, tanto empresas como usuarios pueden compartir de forma segura y monetizar su información de conducción y acceder a los datos aportados por otros en un mercado seguro. Este planteamiento se inspira en una iniciativa de Blockchain similar para crear derechos de la propiedad digital en la industria de la música, la denominada Open Music Initiative.

Los vehículos modernos tienen cada vez más en cuenta su entorno a través de sensores integrados, y cada vez están más conectados a la nube, la infraestructura viaria y otros vehículos, todos ellos fuente de generación de grandes cantidades de datos de valor. La tecnología BC/DL puede crear una oportunidad para compartir datos de pruebas de conducción y vehículos autónomos en un entorno que mantiene la propiedad de los datos por parte de su creador.

Transacciones de vehículos y trayectos compartidos

Las herramientas basadas en BC/DL tienen el potencial de que los propietarios puedan monetizar su vehículo poniendo a disposición de otros viajes, espacio de carga o incluso el uso del propio vehículo. La tecnología Blockchain puede almacenar datos sobre el uso del vehículo e información sobre propietarios, conductores y pasajeros. Esta información puede ayudar a realizar un “contrato inteligente” entre dos partes y gestionar el pago de servicios entre ellos sin necesidad de un intermediario financiero, ahorrando así recargos en las transacciones. El sistema también puede proporcionar conectividad a determinadas funciones del vehículo como el bloqueo y desbloqueo de puertas o el arranque y apagado del motor a distancia.