Según el mayor estudio elaborado hasta la fecha para conocer la opinión de los altos directivos respecto a blockchain, el 33 por ciento de los encuestados afirma que sus empresas ya están utilizando esta tecnología o se plantean su uso en breve y un 78% de los que ya la están explorando lo hace como respuesta a los cambios que se producen en su sector o para desarrollar nuevos modelos de negocio.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio elaborado por el Institute for Business Value de IBM entre más de 3.000 altos ejecutivos de empresas de diferentes sectores en todo el mundo. El estudio compara además aquellas organizaciones que ya están experimentando o implementando blockchain de manera activa (a los que denomina Exploradores) con aquellas que en estos momentos ni siquiera contemplan adoptar esta tecnología. El blockchain es una tecnología popularizada por Bitcoin que permite un registro de acontecimientos o hechos digitales compartido por muchas partes diferentes, que no puede ser borrado y que solo puede ser modificado a través del consenso de la mayoría.

Tradicionalmente, el mayor reto al que se enfrentaban las empresas era la irrupción de nuevos competidores con productos o servicios disruptivos. Hoy en día, la competencia se basa en contar con modelos de negocio completamente diferentes. Por este motivo, algunos de los directivos entrevistados cuentan con la tecnología blockchain para potenciar una nueva generación de aplicaciones transaccionales creadas para fomentar la confianza de sus clientes y ser más competitivas.

Entre las principales conclusiones del estudio destacan las siguientes:

• De los cerca de 3.000 directivos entrevistados, el 33% ya ha adoptado blockchain activamente o se plantea su uso.
• El 100% de los denominados Exploradores (es decir, aquellos que ya están experimentando o implementando blockchain) esperan que esta tecnología apoye de alguna forma su estrategia empresarial; y un 63% pretende utilizarla para conseguir una mayor transparencia en sus transacciones.
• El 78% de los Exploradores invierte en blockchain para responder a los cambios que se producen en su sector o para desarrollar nuevos modelos de negocio.
• Entre aquellos Exploradores que han afirmado que su modelo de negocio está amenazado, más del 50% de ellos espera lanzar un modelo empresarial completamente nuevo en su sector o en cualquier otro.
• El 71% de aquellos que ya trabajan con blockchain de manera activa cree que las asociaciones industriales van a resultar clave en los nuevos desarrollos con esta tecnología.
• El 78% de aquellos que ya trabajan con blockchain activamente considera que los clientes son importantes para el avance de esta tecnología

Los directivos confían en blockchain para innovar en sus modelos de negocio

La mayor ventaja estratégica de blockchain es que permite llevar la innovación a los modelos de negocio. Los directivos que ya están explorando esta tecnología piensan utilizarla para impulsar nuevas estrategias de negocio y, a medida que aumente la confianza en ella, las empresas empezarán a competir y colaborar de modos que aún resultan imprevisibles.

Por ejemplo, como concluye otro estudio previo elaborado por el Institute for Business Value de IBM (“Healthcare rallies for blockchains: Keeping patients at the center”), el sector sanitario está acelerando la adopción de blockchain en 2017. Si todos los datos e informes de pacientes se pudiesen almacenar en blockchain, mejoraría la calidad y coordinación de la asistencia y se reducirían los costes, evolucionando hacia una asistencia sanitaria centrada en el paciente y los servicios personalizados.

Apostando por la colaboración

Blockchain genera nuevas formas de trabajar, más seguras y fiables. Aunque 8 de cada 10 empresas que ya están probando tecnologías blockchain reconocen no estar acostumbradas a colaborar con sus competidores, incluso de manera selectiva, el 66% sí afirma estar implantando nuevos modelos de negocio. Al vincular a personas, recursos y organizaciones en un ecosistema interactivo, las empresas pueden ofrecer todo tipo de servicios adicionales. Podrían, por ejemplo, apoyar el uso de micropagos y evitar comisiones de los intermediarios o poner distintos tipos de soporte bajo el control directo de sus creadores para resolver los problemas asociados a la concesión de licencias.