La aerolínea norteamericana Delta instalará cuatro máquinas automáticas en la zona de facturación del aeropuerto Minneapolis-St. Paul este verano, una inversión de 600.000 dólares que permite a los clientes realizar la facturación de equipaje de forma rápida, segura y sencilla.

La máquina estará equipada con tecnología de reconocimiento facial para comprobar que los viajeros coinciden con sus fotos de pasaporte mediante la verificación de identificación.

“Esperamos que esta inversión y el nuevo proceso ahorren tiempo a los clientes”, afirma Gareth Joyce, portavoz de Delta. “Como los clientes pueden operar la máquina biométrica de forma independiente, vemos un futuro en el que los agentes de Delta se liberarán de este trabajo para ofrecer un servicio al cliente más proactivo”.

La introducción de esta tecnología supone un paso natural para agilizar los procesos aeroportuarios y se complementa con la tecnología de identificación de radiofrecuencia de Delta. Las innovaciones de autoservicio anteriores, como los quioscos de venta de billetes y el check-in a través de la aplicación Fly Delta Mobile, han transformado áreas de vestíbulo congestionadas y han mejorado drásticamente las valoraciones de satisfacción del cliente.

Delta también trabajó con la Administración de Seguridad del Transporte para implementar las primeras filas monitorizadas –screening lanes– en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta.

Otras innovaciones incluyen el desarrollo de una aplicación que ayuda a los pilotos a evitar turbulencias para un vuelo más cómodo, una guía interactiva de cada aeropuerto a través de la app FlyDelta y la mejora del proceso de embarque.

“Este es el próximo paso en una nueva experiencia de aeropuerto que integra la innovación de principio a fin”, asegura Joyce.

Además, la aerolínea recopilará los comentarios de los clientes durante el proceso y realizará los análisis del mismo para asegurar que esta optimización del lobby mejore la experiencia general del cliente.

Suscríbete a nuestro Newsletter