Cuando las herramientas de reserva online (OBT) surgieron por primera vez en el mercado a finales de los noventa, muchos de los viajeros corporativos describieron estas aplicaciones como agentes de viajes electrónicos, eliminando la necesidad de consultores de viajes humanos.

Después de más de 20 años, los OBTs independientes aún no han cumplido con esta visión. Aunque los OBT han transformado los elementos de los viajes corporativos en un proceso de autoservicio, carecen de inteligencia y de resolución de reservas complejas.

Esto ha llevado a la aparición de soluciones que integran la reserva online con los servicios de gestión de viajes de respaldo humano (TMCs), lo que refuerza la necesidad de una plataforma única compartida entre la herramienta de autoservicio y el sistema de apoyo de la agencia.

Estamos ahora al borde de un cambio radical en el que las aplicaciones de inteligencia artificial pueden cumplir la promesa de llevar la informática inteligente al proceso de los viajes corporativos. Tanto si el viajero interactúa con nuevas interfaces como voz o chatbots, o si el software avanzado ofrece contenido más personalizado a través de machine learning o smart data, esta nueva tecnología está preparada para alterar todo el ecosistema de viajes corporativos.

Un nuevo informe elaborado por Phocuswright y Egencia, la pata de Expedia dedicada a la venta de viajes corporativos, analiza las ocho tecnologías que marcan el futuro de la venta de viajes:

1 – Mobile continúa cambiando la experiencia de viajes de negocios
La tecnología móvil ha capacitado a los viajeros para esperar servicios personalizados y significativos instantáneamente. En muchos casos, los dispositivos inteligentes han permitido que el viajero utilice información para resolver problemas durante el viaje en un entorno de autoservicio o asistido por agentes (por ejemplo, push-to-call).

Captura-de-pantalla-2017-04-18-a-las-7.31.05.png

2 – Inteligencia Artificial

La forma más visible e impactante en que se utiliza la AI hoy en día básicamente refleja la forma en que interactuamos con la tecnología. Ya sea a través de interfaces de voz, chatbots o la prestación de servicios personalizados, a menudo interactuamos con AI sin realmente pensar en ello como tal.

3 – Machine learning
El aprendizaje automático (ML) es un tipo de AI que permite a los ordenadores aprender sin
programación. Las máquinas pueden aprender tanto a nivel individual como entre grupos. Cuanto más se utilice una aplicación habilitada para ML, más inteligente será la máquina.

4 – Procesamiento del lenguaje natural
Uno de los ejemplos más emocionantes de la IA es el procesamiento del lenguaje natural (PNL), la capacidad de las máquinas para entender el habla o el texto. La búsqueda de texto ha existido durante más de una década, pero la voz está ganando credibilidad como una interfaz de computación legítima. Plataformas como Alexa de Amazon estaban entre las tecnologías más calientes en el Consumer Electronics Show de 2017. A pesar de los desafíos del pasado, la PNL ha alcanzado un nivel de madurez donde puede responder con cierta frecuencia a algunas peticiones básicas. El viaje es un objetivo obvio para las interfaces de PNL, como lo demuestra el trabajo de Expedia con Alexa.

Captura-de-pantalla-2017-04-18-a-las-7.30.50.png

5 – Chatbots
Los chatbots representan un estilo diferente de interfaz que utiliza ML y PNL. Un chatbot es una aplicación de mensajería automatizada que puede comportarse como un ser humano a través de mensajes de texto, y elimina la necesidad de descargar una aplicación. La reciente oleada de chats ha sido impulsada por la adopción masiva de plataformas como Facebook Messenger y WeChat en China. Ambas plataformas permiten el almacenamiento de información de pago, lo que puede ayudar a simplificar las transacciones de comercio electrónico.

6 – Smart Data
Se refiere a información que proporciona inteligencia accionable. Es la base de una gestión eficaz de los viajes corporativos y ya no estamos en un mundo donde el análisis de datos puede ser revisado mensualmente para analizar el gasto y ver cómo respondieron los indicadores clave de rendimiento; los datos deben ser inmediatos y ejecutables. El uso de datos inteligentes es particularmente importante para proporcionar datos personalizados, relevantes y procesables a los viajeros y gestores de viajes.

7 – Realidad Aumentada (AR)
La entrega de información en un aeropuerto o en un destino desconocido es un ejemplo prácticos de AR. En este punto, la mayoría de los agentes de viajes creen que AR es una tecnología periférica que puede agregar algo de valor, pero no algo que tendrá un impacto radical en los viajes corporativos. Por supuesto, si se convierte en una corriente principal a través de la adopción por parte del consumidor de gafas inteligentes u otros objetos portátiles, su impacto en la experiencia de viaje corporativo puede cambiar.

8 – Realidad virtual
El impacto de la VR en la industria de viajes puede ser significativo, permitiendo potencialmente a los viajeros experimentar los destinos antes de comprar un viaje. En un contexto de viajes corporativos, la atención se centra en el uso de VR para reemplazar las reuniones y lanzar conferencias virtuales. La VR puede resultar perjudicial si la aceptación del consumidor crece y VR penetra exitosamente en la empresa como una alternativa legítima para viajar. No es sorprendente que el enfoque principal de Facebook para VR sean las interacciones sociales, pero los gerentes de viajes corporativos deben permanecer vigilantes ante esta tecnología.