Aunque el debate sobre la paridad de tarifas hoteleras entre los proveedores y las agencias online parece cada vez más agotado, es interesante valorar el efecto real que ha tenido la ruptura de las cláusulas de paridad en países como Francia o Alemania.

La realidad es que el poder de Expedia y Booking.com no parece haber sido afectado por los cambios de la ley de la competencia realizados por algunos países europeos en los últimos años.

Un nuevo estudio publicado por las autoridades de competencia de la Unión Europea muestra que sus movimientos, bien intencionados, han tenido un impacto limitado en el mundo de las agencias de viajes online y los hoteles.

Varios países europeos han intentado hacer frente a presuntas prácticas abusivas empleadas por las dos mayores agencias de viajes online –Expedia y Booking.com– a través de varias leyes.

Todo esto suponía dinamizar el mercado al permitir que la competencia floreciera, pero hasta ahora parece haber tenido un éxito muy limitado a juzgar por el estudio de 16.000 hoteles en diez Estados miembros, incluyendo 20 agencias de viajes online, 11 sitios web de metasearch y 19 grandes cadenas hoteleras.

De los hoteles que respondieron, el 47 por ciento dijo que no eran siquiera conscientes de los cambios introducidos por los “dos grandes”. Peor aún, de los hoteles que estaban al tanto, la mayoría dijo que no habían hecho nada al respecto y sólo una cuarta parte decidió cambiar sus precios.

Las autoridades de competencia no parecen haber tenido tanto impacto como podrían haber esperado e incluso aquellos hoteles que son conscientes de las reglas de fijación de precios no parecen haber hecho nada al respecto.

Un 79 por ciento de los encuestados dijo que no habían ofrecido tarifas diferenciadas entre las OTAs desde que los cambios realizados por Expedia y Booking.com entraron en vigor.

Las razones de esto son reveladoras. Sólo más de la mitad (53 por ciento) dijo que no había razón para tratar a los agentes de viajes online de manera diferente, pero un 33 por ciento dijeron que su contrato no lo permitía y la misma proporción aseguró que tenían miedo de ser penalizados.

Para el 21 por ciento de los hoteles que pusieron en práctica una diferencia de precios, la razón más común (54 por ciento) fue aumentar la visibilidad.

Además de recoger las respuestas de los hoteles, la Unión Europea también analizó los datos de los sitios de metasearch. Los resultados sugieren que los cambios llevaron a un aumento de la diferenciación de precios en todos los mercados.

Sin embargo, los resultados deben tomarse con precaución ya que los “datos no distinguen entre la diferenciación de precios y la diferenciación de los precios como resultado de las diferencias entre los productos ofrecidos por las OTA en el sitio web de metasearch –por ejemplo, inclusión de desayuno, derechos de cancelación diferentes, etc.–.

Booking.com ha acogido positivamente el resultado del informe de la Comisión Europea. “Estamos satisfechos por las conclusiones positivas del informe del Grupo de Trabajo de la ECN que continúan respaldando nuestros compromisos de MFN estrecha que creemos que apoyan una sana competencia en el mercado y una mayor transparencia para los consumidores. Los resultados reafirman las opiniones de más de 25 autoridades nacionales de competencia en toda Europa que aceptaron los acuerdos de paridad modificados presentados por Booking.com en 2015. Estos acuerdos modificados garantizan que los proveedores de alojamiento no viajen libremente en la plataforma Booking.com y que los consumidores puedan comparar los precios de diferentes alojamientos con rapidez y precisión. En Booking.com, creemos firmemente en la misión de la Comisión Europea de promover la innovación digital paneuropea y la coherencia prevista como parte del Mercado Único Digital. Como tal, continuaremos apoyando todos los esfuerzos para traer la claridad, muy necesaria en el mercado, tanto para los consumidores como para las compañías digitales como la nuestra”.

“Recibimos este informe del Grupo de Trabajo de la ECN que, después de 12 meses de una amplia monitorización durante 2016, en la cual se enviaron cuestionarios a 16.000 hoteles en 10 Estados miembros, 20 agencias de viajes online, 11 sitios metabuscadores y 19 grandes cadenas hoteleras, no ha encontrado evidencia de que la MFN estrecha restrinja la competencia”, afirma Booking.com.

Artículo de referencia en Skift.

Suscríbete a nuestro Newsletter