Mientras que Uber está luchando contra nueva competencia como Waymo en su propio territorio, la compañía estadounidense también está teniendo problemas en el extranjero.

Como informó Reuters, un tribunal italiano ha ordenado a Uber a detener su actividad en toda Italia, al entender que Uber representa una competencia desleal por los taxistas.

En particular, la corte de Roma afirma que Uber es una compañía de transporte, pero no respeta las leyes ya que las tarifas no son fijadas por la autoridad de transporte.

Ese fue el principal punto de discusión para las asociaciones de taxis tradicionales, ya que no pueden competir con Uber en precio.

Uber tiene diez días para cerrar todas sus actividades y no puede ejecutar ninguna campaña publicitaria. Después de eso, la empresa tendrá que pagar 10.000 euros de multa por día si la empresa sigue funcionando.

Uber dijo a La Repubblica que apelará la decisión. La compañía considera que la ley de transporte está obsoleta y no beneficia a los usuarios italianos.

Noticia original en TechCrunch.