Ryanair ha pedido al gobierno de Reino Unido que ponga a la aviación en la vanguardia de sus negociaciones con la Unión Europea y que proporcione un plan post-Brexit coherente, o que se arriesgue a dejar al Reino Unido sin ningún tipo de vuelos a Europa a partir de marzo de 2019, cuando el Brexit se hará efectivo.

Con el Reino Unido dispuesto a abandonar el entorno de libre circulación de vuelos europeo, el gobierno británico tendrá que negociar un acuerdo bilateral con la Unión Europea para permitir que los vuelos desde y hacia Europa se mantengan como hasta la fecha. Ryanair avisa de que existe la posibilidad de que no se puedan realizar vuelos entre Europa y el Reino Unido a partir de marzo de 2019 en ausencia de un acuerdo bilateral.

Ryanair, que emplea a más de 3.000 trabajadores de Reino Unido y transportará más de 44 millones de clientes desde y hacia los aeropuertos británicos este año, ya ha desplazado su crecimiento a otros aeropuertos de Europa, reduciendo su tasa de crecimiento en Reino Unido del 15 por ciento a sólo el 6 por ciento este año.

Mientras Westminster se prepara para poner en marcha el ya famoso artículo 50, Ryanair pide al gobierno del Reino Unido que diseñe de inmediato una estrategia para mantener los viajes aéreos de bajo coste entre el Reino Unido y la UE a partir de marzo de 2019, y advierte que sólo quedan doce meses para llegar a un acuerdo ya que los horarios de verano de 2019 deben ser publicados en marzo de 2018.

Kenny Jacobs, máximo responsable de Marketing en Ryanair, ha afirmado que “ya han pasado nueve meses desde el referéndum y no estamos más cerca de saber qué efecto tendrá en la aviación. Se ha convertido en una situación preocupante el hecho de que el gobierno del Reino Unido parece no tener ningún plan B para mantener los enlaces aéreos con Europa”.