Elon Musk, más conocido por ser el líder de empresas como Tesla y SpaceX, ha creado una nueva marca centrada en el desarrollo de las capacidades del cerebro a través del aumento tecnológico.

Neuralink, que así se llama la nueva empresa, pretende crear una interfaz capaz de convertir nuestro cerebro en un ordenador para conseguir así que los humanos puedan seguir el ritmo del desarrollo acelerado de la inteligencia artificial.

Durante la Code Conference de 2016 Musk ya lanzó la idea de un “cordón” que estaría conectado al cerebro, lo cual requeriría de una intervención quirúrgica.

Esto permitiría a los humanos interactuar con los ordenadores sin los desafíos del ancho de banda que vienen con los métodos de entrada actuales, como los teclados, ratones, etc.

Neuralink no va a estar centrado en la mejora de los recursos humanos desde el primer momento. Sin embargo, según el Wall Street Journal, el mismo interfaz cerebral podría aliviar síntomas de condiciones médicas peligrosas y crónicas, como la epilepsia y el trastorno depresivo grave.

Estos esfuerzos podrían basarse en las terapias existentes que utilizan electrodos en el cerebro para tratar los síntomas de Parkinson, dando Neuralink un punto de partida con ciencia ya establecida y un camino más fácil para la aprobación para el uso humano.

Puede sonar extravagante, pero de hecho esto es básicamente el proceso habitual de Elon Musk para construir nuevas compañías basadas en grandes ideas. Tanto SpaceX como Tesla usaron el mismo modelo, comenzando con productos a corto plazo que no eran tan ambiciosos como los esfuerzos posteriores para lograr un camino sostenible hacia grandes diseños.

Musk añade así una nueva marca a Tesla y SpaceX, sin olvidar su empresa The Boring Company, que está buscando resolver problemas de transporte urbano a través de túneles. Pero el CEO de Tesla considera que la inteligencia artificial puede ser un riesgo que potencialmente podría afectar a la humanidad en general, y su decisión de perseguir esta solución probablemente le parezca tan imperativa como la necesidad de expandir nuestra huella colonial intergaláctica o la de eliminar la necesidad de combustibles fósiles.

Noticia original en TechCrunch.