En el cambio de siglo, la distribución en la industria aérea era relativamente simple. La distribución directa, muy establecida en el sector, implicaba que el el cliente se dirigía directamente al sitio web de una aerolínea para hacer su reserva.

Todo fuera de ese paradigma en términos de ventas por Internet se consideraba venta de terceros, y esa distribución de terceros venía con un costo adjunto a ella, lógicamente.

Como resultado, la elección de las aerolíneas parecía bastante simple: llevar el mayor tráfico posible a sus propias webs para generar reservas, realizar acciones de upselling y reducir el coste de adquisición del cliente.

En la última década, sin embargo, se han producido cambios significativos tanto en la forma en que los viajeros buscan y descubren sus viajes, como en las formas en que la industria aérea ha ayudado a descubrir sus productos.

Las aerolíneas tradicionalmente han considerado las reservas directas como aquellas que tienen lugar en su propio sitio o aplicación, pero el panorama actual rompe con el viejo mundo de venta directa o intermediada.

Captura-de-pantalla-2017-03-27-a-las-6.04.43.png

 
Con la llegada de las aplicaciones móviles, aparecieron soluciones aún más directas y sencillas que los propios sitios web, y una ruta que eliminaba la complejidad de la mayoría de los principales motores de búsqueda.

Desde entonces, la tecnología se ha movido a pasos agigantados y, más recientemente, la mensajería, los chat bots y las plataformas de voz han entrado en la batalla, trayendo con ellos la posibilidad de que las marcas puedan conocer a los usuarios e interactuar con ellos en los dispositivos que utilizan a diario.

Plataformas como Facebook y Twitter ganan así protagonismo, ya que están bien arraigadas como herramientas de interacción. Al mismo tiempo, proporcionan un entorno para enviar ofertas personalizadas.

Por su parte, las OTAs y agencias de viajes todavía viven de una fuerte dependencia de los GDS.

¿Qué puntos en ese espectro eligen las aerolíneas para dirigir su estrategia de distribución? La forma en que aborden nuevas oportunidades será clave, y dará forma al futuro de la distribución de las líneas aéreas.

Muchos escenarios de venta online generan una especie de mercado bilateral que involucra tanto a los viajeros como a los proveedores, como en el caso de los metabuscadores.  Ese mercado de dos caras es común en toda la economía de Internet.

Se crea así un lugar donde los compradores y vendedores se reúnen, interactúan y realizan transacciones. De esta forma, debería nacer un mercado que permita una conexión más directa entre el cliente y la aerolínea, lo que será beneficioso para ambas partes ya que permitirá  que las aerolíneas tengan un mayor control sobre su marca dentro de los metabuscadores, que deben facilitar así una conexión más estrecha entre cliente y marca.

El futuro para los metabuscadores va más allá de la simple facilitación de la reserva. Además, ofrecerá a las aerolíneas la oportunidad de marcar su experiencia de forma más completa dentro del embudo de búsqueda y reserva, lo que permitirá a su vez un aumento de la facturación y un control del mensaje global de la marca.

Captura-de-pantalla-2017-03-27-a-las-6.06.28.png

Descargue el informe completo.

Suscríbete a nuestro Newsletter