Una de las aparentes irritaciones del consumidor con el mundo del alojamiento alternativo es la brecha que muchos usuarios experimentan en el proceso de reserva.

Esta brecha es esencialmente el punto entre querer reservar una propiedad y obtener la confirmación del propietario o anfitrión.

Ese problema afecta a empresas como HomeAway y Airbnb, con la primera inmersa en constantes esfuerzos para conseguir que el cien por cien de su inventario puede ser reservado online y al instante.

La motivación para conseguirlo lo antes posible se ha convertido en un problema mayor con la entrada de Booking.com en este mercado.

El gigante de alojamiento propiedad de Priceline Group sólo acepta  alquileres de vacaciones con reserva inmediata, del mismo modo que hace con los hoteles.

Según los datos del comparador AllTheRooms, estos movimientos para dar a los usuarios de Airbnb, por ejemplo, la capacidad de obtener reservas instantáneas ha aumentado en silencio durante el curso del año pasado.

El inventario de Airbnb se situó en 1.840.000 alojamientos en el primer trimestre de 2016, de los cuales 460.000 se pueden reservar de forma instantánea. La cifra ha saltado de 460.000 a 923.990.

Si comparamos este dato esto con el caso de Booking.com, la OTA cuenta con 780.142 propiedades, y todas se pueden reservar de forma instantánea.

El mercado de alquiler vacacional total también ha visto una duplicación de propiedades reservables instantáneamente durante el curso del año pasado.

Noticia original en Tnooz.

Suscríbete a nuestro Newsletter