El panorama europeo de los pagos se encuentra en una encrucijada. Si bien las formas tradicionales de pago siguen dominando en la mayoría de los mercados, los proveedores de viajes y los intermediarios en toda la región deben adoptar tanto las formas tradicionales como los métodos de pago emergentes, para ser el motor del crecimiento.

La tecnología móvil continúa siendo un motivo de disrupción en la experiencia del viaje, pero aún no ha afectado el proceso de pago, al menos en el mercado europeo.

Phocuswright-PercentageSupplierRetailersOfferingMobileBooking.png

Solamente el 8 por ciento de los encuestados por Phocuswright actualmente permiten pagos móviles. Algunos minoristas, mayoristas y proveedores cuestionaron si los pagos móviles son prácticos, debido al alto coste individual de los componentes del viaje y la escasa penetración de reservas móviles.

Los proveedores de viajes son más propensos a ofrecer pagos móviles que los minoristas, que suelen ser más pequeños, con las agencias de viajes online como excepción.

Phocuswright-PaymentMethodsOfferedViaMobile.png

“Los pagos móviles comenzarán a despegar en Europa cuando las reservas móviles se conviertan en la actividad principal”, asegura Norm Rose, analista senior de tecnología y mercado corporativo de Phocuswright. “A pesar de que los consumidores están utilizando cada vez más dispositivos móviles para la planificación de sus viajes, la mayoría de las reservas digitales siguen llegando desde el ordenador de escritorio”.