Jeff Jones, presidente de Uber, ha anunciado que abandona la compañía apenas seis meses después de tomar el cargo.

En una breve declaración, Uber no explica los motivos de la renuncia de Jones, aunque incluye un tradicional mensaje de despedida y buenos deseos: “queremos agradecer a Jeff por sus seis meses en la compañía y le deseamos lo mejor”.

Jones, por su parte, admitía al blog de tecnología Recode, que sus valores no se alineaban con los de Uber.

“Las creencias y el enfoque del liderazgo que han guiado mi carrera son incoherentes con lo que vi y experimenté en Uber, y ya no puedo continuar como presidente del negocio”, dijo en un comunicado.

Jones es el último de varios ejecutivos de alto nivel en abandonar la empresa con sede en San Francisco.

El mes pasado, un alto ejecutivo de ingeniería, Amit Singhal, abandonó Uber cinco semanas después de anunciarse su contratación. En este caso, supuestamente no reveló que había dejado su trabajo anterior en Google debido a una acusación de acoso sexual.

Ed Baker, vicepresidente de Producto de Uber, renunció a principios de este mes. También lo hizo Charlie Miller, el principal investigador de seguridad de Uber, que se fue para unirse a Didi, la compañía de transporte compartido más grande de China –y que ya eliminó a Uber del mercado chino–.

La salida de Jones se produce días después de que el CEO de Uber, Travis Kalanick, asegurara que la compañía contrataría próximamente a un director de operaciones que pueda ayudar a escribir el “próximo capítulo de Uber”.

Jones había dejado Target, donde era director de Marketing, para unirse a Uber el pasado mes de septiembre.

Noticia original en Skift.