Airbnb se ha convertido rápidamente en el destino favorito para muchos viajeros que buscan un lugar donde quedarse durante sus viajes. Ahora, la startup más reconocible de la llamada “economía colaborativa” ha mostrado interés por el mercado de los alquileres de larga estancia.

Airbnb está considerando una expansión en el negocio de alquiler a largo plazo y ha pedido a McKinsey & Co. que investigue dicho mercado.

Mientras que compañías como Craigslist dominan actualmente el mercado de alquiler en muchas ciudades de Estados Unidos, Airbnb cree que puede haber una oportunidad para ofrecer una alternativa más segura, verificada a través de la identidad de sus usuarios.

Se espera que McKinsey presente sus hallazgos a la alta dirección de la compañía de San Francisco el próximo mes.

Nick Papas, portavoz de Airbnb, no ha realizado comentarios sobre el proyecto. Sí admitió que Airbnb está considerando decenas de iniciativas y nuevas categorías de productos, y muchas nunca ven la luz del día. “Examinar diferentes partes del mercado es un procedimiento operativo estándar, y no tenemos ningún anuncio que hacer”, dijo.

La gigantesca base de usuarios de Craigslist es un objetivo atractivo para Airbnb, que se encuentra inmersa en una misión de agregar nuevos flujos de ingresos y justificar una valoración del mercado privado cercana a los 29.000 millones de euros antes de una más que posible salida a bolsa.

Airbnb ha ofrecido una sección de arrendamiento en su web desde 2011, es decir, listas de casas y apartamentos para alquilar por meses. De hecho algunas ciudades, incluyendo Nueva York, sólo permiten a Airbnb ofrecer alquileres a largo plazo. La compañía cobra una tarifa del 9 por ciento al 12 por ciento de cada reserva. Los alquileres mensuales están actualmente disponibles en más de 5.000 ciudades.

Sin embargo, la función no se anuncia en la página principal y carece de funciones básicas. Por ejemplo, requiere introducir una fecha de finalización para las estancias, algo que una persona que vive mes a mes puede no saber.

Además de abordar ese tema, la compañía probablemente construiría opciones para que los inquilinos a largo plazo paguen servicios públicos y otras tarifas de servicios recurrentes como electricidad, agua e internet.

Brian Chesky, director ejecutivo de Airbnb, afirma que la compañía está construyendo distintos modelos sobre las opciones del itinerario de viaje, tours y otras experiencias, a través de Trips, que se presentó el pasado mes de noviembre. La compañía también está desarrollando una herramienta de reserva de vuelos.

El mes pasado, Airbnb realizó su mayor adquisición, gastando unos 300 millones de dólares en Luxury Retreats, una plataforma para alquileres turísticos de lujo.

Artículo original en Bloomberg.