Uber no parece capaz de evitar ser protagonista de los titulares durante las últimas semanas, ya sea por las acusaciones de discriminación de género dentro de la empresa, sus conexiones con Donald Trump o la actitud del propio CEO de la compañía hacia sus conductores, tras la cual se ha visto incluso obligado a pedir disculpas.

Pero a pesar de todo eso, la compañía de transporte –actualmente valorada en más de 62.000 millones de euros– continúa creciendo y tiene la ambición de expandir su negocio en nuevas áreas. En este caso, a partir de su propia app.

Uber quiere convertir su aplicación en un marketplace de contenido, un portal de entretenimiento donde contaría presumiblemente con decenas de socios proveedores, elegidos para hacer crecer el tiempo de uso de la aplicación y llevarla mucho más allá de las funciones básicas de solicitud y valoración del transporte en uno de sus coches.

Así, cuando un usuario acceda a un coche de Uber, la aplicación se convertirá en un feed de diferentes “tarjetas” –al más puro estilo Google–, e incluirá una serie de aplicaciones de terceros que proporcionará más información sobre el área o el destino al que se dirige el viajero.

Del mismo modo, permitirá acceder a contenido de entretenimiento o a herramientas de trabajo y productividad.

Inicialmente, Uber no cobrará a los desarrolladores que formen parte de la nueva plataforma de Trip Experiences. Tampoco parece que haya planes de incluir publicidad en el feed como modelo de negocio.

Uber también está buscando asociaciones con otras aplicaciones, lo que permitiría, por ejemplo, a un usuario de Snapchat desbloquear stickers o filtros especiales, o mostrar las búsquedas de Instagram más realizadas en el destino al que se dirige o, en el caso de Uber Pool, mostrar si los viajeros comparten amigos en Facebook, presumiblemente sólo si se permite el acceso al perfil de Facebook, ya que de lo contrario esto podría resultar una pesadilla en términos de privacidad.

Si Uber se sale con la suya, este podría convertirse en el próximo gran empujón para acercar a la empresa a la vida de sus usuarios. La gran pregunta, por supuesto, será si los consumidores quieren ese tipo de crecimiento por parte de una empresa que ha estado demasiado presente en las noticias últimamente por la forma en que ha abusado de su creciente posición de poder.

Noticia original en TechCrunch.

Suscríbete a nuestro Newsletter

Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad