Priceline han generado una riqueza masiva para sus inversores a largo plazo. Las acciones del operador de viajes online han ganado casi un 300 por ciento en la última década. Más importante aún, Priceline todavía tiene mucho que ofrecer a los inversores en el futuro.

Priceline es un actor de primer nivel entre las agencias que ofrecen acceso a reservas de habitaciones de hotel, vuelos, alquiler de coches e incluso reservas en restaurantes a través de aplicaciones web y móviles. La demanda de este tipo de servicios está en auge en los últimos años. Como bien es sabido, el modeo de agencia online ha demostrado ser cómodo para los usuarios, proporcionando acceso a enormes cantidades de información y comentarios de los clientes sobre diferentes alternativas en un destino de viaje particular, lo que permite a los clientes tomar mejores decisiones de compra.

Por citar algunos ejemplos dignos de mención, Priceline ha adquirido plataformas como Agoda.com, Kayak, Rentalcars.com, OpenTable y Momondo Group, mientras que Expedia, su principal competidor, compró Trivago, Travelocity, Orbitz, CheapTickets.com y HomeAway, entre otros. La consolidación mantiene la competencia de precios en el segmento bajo control, lo que permite a Priceline y a Expedia operar con atractivos niveles de rentabilidad.

La plataforma principal de Priceline, Booking.com, tiene aproximadamente 529.000 propiedades de alquiler de vacaciones reservables al instante, un aumento del 39 por ciento con respecto al último año. La plataforma ofrece cerca de 24,4 millones de habitaciones, incluyendo hoteles tradicionales y habitaciones en casas, apartamentos y categorías similares.

En cuanto a sus resultados económicos, Priceline ha logrado un rendimiento financiero impresionante a lo largo de los años. En 2006 la compañía ganó 1.058 millones de euros, un rendimiento que ha multiplicado por diez en la última década, superando los 10.000 millones de euros.

Desde una perspectiva competitiva, es importante observar la dinámica de precios entre Priceline y Expedia, ya que una competencia más agresiva podría perjudicar a ambas compañías. Además, Priceline y Expedia han aumentado sustancialmente sus gastos de marketing y publicidad en los últimos años. El aumento de los costos también podría perjudicar los márgenes si la competencia se vuelve demasiado agresiva.

Cuando se trata de nuevos competidores potenciales, Google es probablemente la mayor amenaza. Google tiene acceso a cantidades masivas de información, recursos financieros enormes y una marca tremendamente potente. Es importante tener en cuenta que Google se está expandiendo en servicios de planificación de viajes con iniciativas como Google Destinations y Google Trips.

Por otro lado, Priceline y Expedia son grandes clientes de Google en AdWords, y Google siempre ha priorizado la publicidad sobre otras oportunidades de negocio potenciales. Lo más probable es que Google no quiera dañar su relación con las agencias de viajes online por aventurarse demasiado en este negocio.

Artículo original en Seeking Alpha.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *