Hace una década y media, cuando nacieron las primeras OTAs, los usuarios planificadores de viaje se armaron de repente con herramientas que les permitieron hacer todo tipo de reservas de hoteles y vuelos sin acudir a un agente de viajes tradicional, al tiempo que se aseguraban el mejor precio gracias a la comparación.

Sin embargo, pasados algunos años, esta situación dio origen al problema de tener que buscar en múltiples OTAs para encontrar la mejor oferta ya que un acuerdo puede encontrarse en un agregador pero no necesariamente en todos los demás. Se hizo difícil, especialmente para los cazadores de ofertas, encontrar el precio más bajo disponible.

Así nació el metasearch. Las plataformas de la metasearch como Kayak, Skyscanner, Trivago y otros comenzaron a ofrecer una visión consolidada de los resultados de búsqueda que comparaban los productos de viaje entre las OTA y los propietarios de marcas de hoteles, ofreciendo una visión rápida y completa de cada opción del producto y una opción de compra casi instantánea.

¿Todos los problemas resueltos? Lamentablemente, no. El advenimiento de la metabúsqueda ayudó a los usuarios proporcionando una ventanilla única, pero pronto, también comenzaron a aparecer por todas partes. Muchos clones estaban disponibles ejecutando una funcionalidad similar, pero comenzando a mostrar fuertes disparidades en los precios que obtuvieron.

Por lo tanto, un usuario ahora tiene que buscar en diferentes motores de metasearch para elegir la mejor oferta, de modo que no se resuelve completamente la laboriosidad de reservar viajes online.

Tanto las OTAs como las plataformas de metasearch que apuntan a las reservas de hoteles confunden a los usuarios con una abrumadora lista de opciones. Tampoco es fácil para los usuarios seleccionar y reservar cuidadosamente sobre la base de la experiencia general que ofrece la propiedad ya que las comparaciones se restringen generalmente a precios o ofertas especiales y promociones.

Es hora de que la industria de la metabúsqueda crezca. A continuación se presentan seis de áreas de innovación que pueden impulsar la siguiente etapa de evolución para los metabuscadores:

Ir más allá del precio
No todo el mundo quiere reservar un hotel basado en la mejor oferta o las tarifas más bajas. Por lo tanto, los motores deberían centrarse en las comparaciones del producto global y no sólo en el precio. Las diferencias en el producto real se debe destacar de una manera mejor. Varios aspectos del hotel, como lo que ofrece para los viajeros de negocios, los viajeros en pareja, etc, se puede comparar también.

Ir más allá de las críticas y comentarios de usuarios
Desarrollar las “meta-revisiones” es clave. En lugar de simplemente mostrar críticas crudas, es posible comparar y clasificar alojamientos por aspectos concretos como la localización, los amenities, etc.

Una vez más, personalización
Los metabuscadores deben entender los comportamientos de los consumidores para impulsar las reservas de hoteles, presentar al usuario sólo una lista selectiva a través de la cual puedan luego filtrar sistemáticamente para encontrar un hotel que se adapte a su gusto específico. Superar la lista completamente impersonal y en gran parte desorganizada por un conjunto altamente relevante y recomendado daría a los usuarios un respiro en la toma de decisiones.

Aprovechar el poder del machine learning
Entender las consultas de lenguaje natural. Cuando alguien escribe una solicitud para un “hotel boutique en Barcelona que es ideal para familias, cerca de las mejores atracciones turísticas y tiene wifi en la habitación”, el sistema debe ofrecer una combinación perfecta que cumpla con estas preferencias.

Integrar la personalización y el machine learning
Reemplazar filtros de búsqueda limitados por un sistema refinado basado en consultas con precisión y relevancia; centrarse más en la calidad en lugar de la cantidad. En otras palabras, no abrumar al cliente con demasiadas opciones.

Calificar al proveedor
En lugar de sólo mostrar todos los acuerdos ofrecidos por varios proveedores, empezar a informar al usuario sobre la calificación de cada proveedor sobre la base de la experiencia global que proporcionó a otros usuarios durante la reserva.

Algunos metabuscadores realmente clasifican las ofertas basadas en el rendimiento del proveedor, pero esto es bastante opaco en este momento. Debería haber un indicador de lo bueno que es un proveedor, tal y como lo hace Amazon.com para sus proveedores externos, de modo que los usuarios pueden optar por acudir siempre a un proveedor de confianza.

Artículo original en Web in Travel.