La industria de los viajes desempeña un papel importante en la cultura europea y cada vez más ciudadanos hacen preparar sus maletas para moverse por el viejo continente. Sin embargo, ante la debilidad del euro, muchos viajeros europeos están recortando de donde pueden y eligiendo medios de transporte más baratos para llegar a su destino.

“Con los viajeros gastando menos en viajes de ocio, el transporte aéreo y ferroviario se han visto afectados en Francia, Alemania y Reino Unido”, asegura Brandie Wright, analista de investigación de Phocuswright . “Una reducción en transporte aéreo y ferrocarril significan más viajes en coche. En Francia, que ha vivido el mayor cambio en el presupuesto dedicado a los transportes, casi dos tercios de los viajeros que no reservaron billetes aéreos terminaron conduciendo hasta su destino”.

Phocuswright-LodgingAirRailUsage-PastYear.png

En un mercado que envía señales contradictorias en ocasiones, las intenciones de compras de transporte para este año siguen siendo modestas. La intención de viajar en coche está disminuyendo en Francia, donde uno de cada cinco viajeros planea viajar más por ferrocarril.

Por otra parte, es probable que Alemania continúe viendo más viajes de placer de corta distancia, ya que los viajeros prefieren viajar en coche antes que el avión o el tren, según los datos que maneja Phocuswright.

Los viajes que involucran alojamiento y vuelo han sido históricamente altos entre los viajeros británicos, y las expectativas, que aún no tienen en cuenta el Brexit, son aún más optimistas para el próximo año.

Phocuswright celebrará, entre el 16 y 18 de mayo, su conferencia anual europea, en esta caso en Ámsterdam. Más información en la web del evento

Phocuswright-IntentionsForTravelProductConsumption-UpcomingYear.png

Suscríbete a nuestro Newsletter


Al suscribirte al newsletter aceptas la política de privacidad