En medio de la moda del Big Data en el sector turístico, los expertos más relevantes en la aplicación de sistemas de inteligencia turística coinciden en el aprovechamiento del dato útil y la aplicación de esa información a todos los niveles, de forma que cualquier empresa del sector pueda aprovecharse de la inmensa cantidad de datos que ahora conocemos de los viajeros.

Antonio López de Ávila, ex presidente de Segittur y profesor del IE Business School, fue el encargado de moderar la mesa redonda sobre la aplicación de un sistema de inteligencia en los destinos turísticos, mesa celebrada en el primer Congreso Mundial de Destinos Inteligentes, que se celebra esta semana en Murcia.

López de Ávila recordó la importancia de la visualización del big data en el sector turístico, ya que “la tecnología que no se comprende, no se utiliza. Además, debe haber una parte muy significativa de open data en todo esto, de modo que las empresas privadas puedan acceder a los datos e incluso desarrollar aplicaciones y servicios que estén alineados con la estrategia de las administraciones públicas”.

IMG_7950.jpg

Leandro Bonfranchechi, responsable de Nuevos Negocios LATAM en Amadeus, comenzó su intervención afirmando que “los datos nos ofrecen una nueva oportunidad para identificar patrones de demanda a lo largo de todo un embudo de conversión con el que se puede identificar el propio destino. Necesitamos herramientas que nos permitan entender el tráfico de turistas y el destino debe comprender a su vez la cantidad y la calidad de la demanda. Nosotros, como GDS, podemos aplicar nuestra información para que cada destino prepare una experiencia única para cada perfil de turista”.

Carlos Chaguaceda, director general de Turismo de la Comunidad de Madrid, insistió en la idea de que “el problema no es la cantidad de turistas, ya que cada vez más personas viajan en todo el mundo, sino buscar el turismo de calidad que nos conviene como destino, aquel que nos permite generar más riqueza y empleo. Ahora conocemos mucho de sus pautas de comportamiento digital, y a través de esos datos podemos decidir las estrategias. En ese acierto está la clave, ya que no hay nada más democrático que la tecnología y pronto todos los destinos tendrán acceso a este tipo de datos. Lo que hagamos con ellos será lo que marque la diferencia”.

María Garaña, vicepresidenta EMEA, Microsoft Business Solutions, está convencida de que el turismo es el sector que mejor ejemplifica la capacidad de colaboración público-privada, y la importancia de pasar a la acción práctica a partir del big data:  “alguien que no es un tecnólogo debe ser capaz de aprovechar la gestión de negocios y destinos en su día a día por su cuenta. El gran problema de la tecnología es las cosas nuevas tienen que conectarse a las que ya existen y eso muy costoso, pero al final lo importante son las personas, a las que tenemos que ayudar ayudar en los pasos a seguir más allá de las tecnologías que deben utilizarse. El cloud computing ha permitido un acceso universal a herramientas que antes sólo estaban al alcance de las grandes corporaciones, todas las empresas del sector deben aprovechar esa oportunidad”.

En opinión de Mariana Mangiarotti, directora general de Inteligencia de Mercados y Observatorio de Turismo en Buenos Aires, “necesitamos llevar turistas y diversificar mercados, por eso nos preguntamos cómo llega el turismo a nuestro país, cómo atraer a nuevos turistas y cómo se comportan los turistas una vez que están la región. Necesitamos encontrar una historia dentro de la inmensidad de datos. Si esto funciona en turismo, puedo funcionar en el gobierno de las ciudades”.

Michael Kessler, vicepresidente de Ventas en ReviewPro, considera que “la capacidad de medición del big data puede ser fundamental para los destinos y para todos loe negocios que forman parte de él. Cualquier punto de interacción con el turista puede ser un punto de recogida de datos de satisfacción de los clientes. A partir de ahí, nuestra obligación es presentar esa información de un modo que permita evitar la confusión y tomar las decisiones correctas”.

Por último Ariel Juárez, director general de Integración de Información Sectorial, SECTUR (México), opina que “en nuestro caso estamos en una transición de la estadística clásica a un nuevo modelo de información, gracias al big data a través de la huella digital de los usuarios. Incluso podemos identificar cuántos turistas hay en tiempo real en cada destino para prevenir acciones ante u posible desastre natural. La colaboración público-privada ha sido esencial para nosotros. ya que beneficia a ambas partes y permite un acceso libre a la toda la información turística”.

Juan Daniel Núñez es editor de SmartTravelNews, el primer medio online en español especializado en innovación y tecnología para el sector turístico y de los viajes.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *