Airbnb está proyectando que será capaz de ganar cerca de 3.000 millones de euros al año para 2020, según fuentes cercanas a la compañía. Eso es más que el 85 por ciento de las compañías en el Fortune 500.

También sería un aumento de 3,400 por ciento de lo que la compañía tenía en ganancias similares el año pasado, basado en los números proporcionados por esas fuentes.

El crecimiento sería un gran logro para la compañía, que hace sólo unos años estaba entre una serie de llamados unicornios que parecía tener mucho potencial, pero no mucho más en el aspecto de las ganancias.

También haría de Airbnb la primera compañía en probar que la llamada economía compartida puede convertirse en un éxito sostenible. Eso es algo que Uber, la otra superestrella del sector, todavía tiene que probar.

Los números provienen de estimaciones internas de la compañía y no se han hecho públicas previamente, aunque Bloomberg informó de que la compañía había dado su primer beneficio en 2016.

A pesar del crecimiento proyectado, los números internos de Airbnb podrían todavía sugerir algunas preocupaciones para los inversionistas y problemas de crecimiento a lo largo del camino.

Airbnb cuenta con ciertas ventajas. Al igual que el resto de agencias online, no tiene que construir las habitaciones en sí, pero además tampoco necesita una presencia física de oficinas, empleados, etc., para lanzarse en nuevos mercados.

El efecto neto es que, según fuentes familiarizadas con la compañía, Airbnb ha gastado sólo 300 millones de dólares de los cerca de 3.000 que ha recaudado desde su creación. En comparación, Uber está en camino de perder 3.000 millones en 2016.

Artículo completo en Fortune.

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *