En los últimos meses, Google ha añadido nuevas opciones de filtrado para las dos principales formas en que los usuarios interactúan con los anuncios de hoteles, local/universal –a través de búsquedas orgánica– y los resultados que aparecen en Google Maps.

Recientemente se ha incorporado una nueva característica de filtrado en la búsqueda local/universal, donde aparece la opción ‘Max Price/Night’. Gran parte del volumen que llega a los hoteles desde Google pasa por local/universal, y Google anima al usuario a decidir sobre su límite superior de gastos.

Este cambio no parecía tan significativo hasta que vemos el cambio de ‘ofertas’ en las opciones de filtrado de los resultados en mapas y cómo está notablemente ausente de las opciones de filtrado local/unviersal.

Esta opción de “ofertas” aparece en el momento en que el hotel presenta un precio entre un 10 y un 15 por ciento inferior a su precio habitual para un determinado momento del año.

La interacción de los usuarios con cada producto también es significativa. Los resultados en Maps están más arriba en el embudo de conversión, donde los usuarios pueden no estar tan atados a un hotel o área específica, lo que los hace más propensos a ser influenciados por buenas ofertas.

La experiencia de “Ofertas” también podría influir en cómo los usuarios interactúan con los resultados en Maps. Por ejemplo, alguien varado en un aeropuerto después de un vuelo cancelado puede utilizar Google Maps en lugar de la búsqueda orgánica local si están familiarizados con ambos productos y buscando un buen negocio.

Para los anunciantes, esto podría conducir a un aumento en del gasto en los resultados en Maps para un determinado hotel si dispone de la oferta. Así, podrían decidir si tiene sentido incrementar la inversión de una propiedad para capturar volumen adicional cuando la etiqueta de “oferta” esté activa.

Es también probable que la disparidad que estamos viendo en la experiencia de usuario entre mapresults y localuniversal se deba a que cada uno es un entorno diferente con equipos distintos trabajando en cada uno.

También existe la posibilidad de que se trate de iniciativas intencionadas que proporcionen pistas sobre la dirección que Google puede tomar con cada experiencia o con las características que están exponiendo a los usuarios en cada ruta.

Es posible que veamos una experiencia local optimizada para los usuarios que están un poco más abajo en el embudo, y uno en Maps para los usuarios que están un poco más indecisos sobre el hotel en el que finalmente se alojarán. Esos usuarios podrían estar concentrándose todavía en otros atributos como ubicación, precio, clasificación, etc.

Cualquiera que sea la razón, siempre es interesante prestar atención a estas ligeras diferencias en la experiencia del usuario para que podamos entender mejor a dónde se dirigirá Google en el futuro.

Artículo original en Koddi. 

Suscríbete a nuestro Newsletter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *